Bajo las campanas verdes

Se convirtió en mi refugio para poder disfrutar de mi mejor compañía, la marihuana

Weednos días amig@s de esta verde mar. Disculpad mi ausencia en este blog, la visita a Spannabis y otros asuntos me han impedido el placer de estar con vosotros.  Aquí ando en mi puente sentado, mi pipa, terminada reposa a mi lado humeante aún, el aroma de #Syrup  todo lo impregna, los recuerdos llegan.

Redes de pesca
Redes de pesca

Estábamos en mi colegio, entre sus fríos muros, los recuerdos son vividos que me viene a la mente cómo si fueran ahora. Aconteció unos meses antes de mi destierro, y que me enseñó una cosa, a dar siempre la cara cuando…Os lo cuento:

Estaba con mi tío Chele, hombre al que admiro y respeto, en la bodega del muelle, dónde se guardan los aparejos y enseres varios de pesca, entre otras cosas…Quería aprender a reparar las redes, apreciar las posibilidades de ello, a coserlas, y nadie mejor que él para enseñarme. En ello andábamos, cuando apareció mi padre por la puerta. Nada anormal a no ser porque en ese momento un peta humeaba en mi boca. ( Mi tío jamás me puso objeción alguna ni dijo nada cuando fumaba). Mi primera intención fue coger el peta y tirarlo disimuladamente cuando escuché a mi tío:

Si eres lo bastante hombre para fumar, ¿ a qué viene esconderse ahora..? Y menos de tu padre, fuma tranquilamente, verás cómo no pasa nada.

No las tenía yo todas conmigo, pero le hice caso, total ya me había pillado.

Cuando llegó a nuestra altura me miro fijamente, yo seguí fumando como si tal. Sudaba frío, de esta me mata, pensaba mientras seguía cosiendo redes sin parar, jajaj…Qué miedo pasé ese día.

Más nada pasó, mi tío y él se pusieron a hablar de sus cosas, yo seguía cosiendo, hasta que acabada la conversación mi padre me preguntó directamente:

-¿Vas a ir a comer a casa o te quedas con la abuela? Nada más…

Me quedo aquí papá, conteste, por si acaso…pensaba por dentro.

Pues hasta luego, y se fue.

Me quede como en trance…Me había pillado fumando un peta, y no me había, tan siquiera, dicho nada de ello.

-Ves como no iba a pasar nada. Jamás te escondas cuando la líes, y mucho menos escabullas el bulto, da siempre la cara, eso es ser un hombre. Si fumas, bebes y te haces el hombre: Pórtate como tal.

Y seguimos a lo nuestro, cosiendo redes. Desde ese día he seguido su consejo y, os aseguro, me ha evitado muchos conflictos vanos.

Más estábamos en Irlanda, y este pequeño inciso nos ha descolocado, os pido perdón por ello, más creo que la anécdota es importante para aquellos que quieran conocerme un poco.

(Un momento para limpiar y rellenar mi pipa, de dulce #Syrup mi inseparable amiga, calma el dolor de mis piernas y, también. Me Inspira.)

En el internado

Retornamos a los fríos muros. Y como os decía en la anterior entrada fue pasando el frío y lluvioso invierno. Los muros cada día que pasaba eran más altos y opresivos. No podía dar mis paseos diarios cerca del río. No podía fumar dentro de los muros, estaba estrictamente prohibido fumar nada que no fuera tabaco. Pues os diré que nos permitían fumar, incluso durante las horas lectivas. Ya sabéis, el látigo en una mano y el caramelo en la otra.

Pero la necesidad el ingenio agudiza, no existe prisión o fortaleza que no tenga un resquicio, y en este caso el único posible era el campanario, en su alto junto a las campanas. El sitio ideal pensé tras mucha búsqueda por todo el recinto, solo va el padre campanero unas pocas veces, y con no estar a las horas. Perfecto.

Syrup de Buddha Seeds
Syrup de Buddha Seeds

Y comencé a visitarlo. La vista era impresionante, se divisaba el río, los campos, en fin, lo dominaba todo. Allí comencé a pasar mis horas libres y mi espíritu relajado soñaba con otros lejanos sitios. Fumaba dos o tres petas de tirón, y a mi habitación volvía, dónde pasaba el resto de las tardes.

Uno de esos días disfrutaba yo ensimismado con el horizonte, un peta recién encendido en la boca, soñando con mi bella bahía.  Cuándo una voz sonó a mi espalda:

-Qué bella vista ¿Verdad?. Cura los males del espíritu, y por lo que huelo, el tuyo lo necesita.

Me volví espantado, ostras el padre campanero mirándome con cara de pocos amigos estaba frente a mí, la había cagado hablando finamente.

Ante mi cara, qué debía de ser todo un poema, se sonrío y me dijo algo que, sí que me dejó asombrado:

-La Tierra es inmensa hijo mío, y está habitada por seres y plantas de toda condición. Todos y cada uno de ellos han sido creados por Dios. Al igual que nosotros, y todos han sido creados con un propósito. Qué solo él conoce. ¿Quién soy yo para juzgar a nada ni nadie .  No lo hago, ni te reprendo por lo que estás fumando, todos penamos culpas. Y dándose la vuelta añadió: Tienes mi permiso para venir cuando desees, y no te preocupes, no le diré nada a tu padre prefecto.

Cuando abandono le estancia estaba perplejo, no creía en mi buena suerte. Y ya tenía mi refugio.

Más adelante os hablaré de ese padre, hombre culto e interesante, quién influyó de manera decisiva en mi forma de pensar. Solo os adelantaré que jamás intento adoctrinarme, solo me dio sabios consejos, y me enseñó a pensar.

Los días seguían pasando eternos, menos mal que María me hacía compañía…Una cosa os voy a contar, durante toda mi estancia en Irlanda nunca me faltó, siempre estuvo a mi lado, en los buenos momentos me alegraba la vida, me reía… Y en los malos me ayudo a sobrellevarlos. También a enfocar mi visión de la vida de otra manera, a ver la cruda realidad, y a su manera, me ayudo a hacerme más fuerte. Más esto son reflexiones que a la cabeza me vienen mientras escribo y, con vosotros, comparto.

Llegó la primavera, y la semana santa se acercaba. Yo la esperaba impaciente, ya os conté que Stephen me había prometido que, en las vacaciones de Semana Santa nos iríamos a una cabaña de la costa unos días. Me había dicho que habría LSD y yo andaba loco por probarlo. Una experiencia nueva… En fin, que allí lo probaríamos, y no había problema alguno pues, iba otra gente amiga suya y ellos lo traían…

Más el espacio se agota, en la próxima entrada os contaré la mágica experiencia de mi primer viaje.

Hasta entonces disfrutad del fin de largo…Os sea lleno de #LosMejoresHumos y de Alegrías,

Además llega la hora de fumar mi Boong de #Syrup, Hasta pronto y a vuestra salud.

 Por Adryc Manëllson. @Apez140

Deja un comentario