Chile aprueba el autocultivo de marihuana

Se certificó el autocultivo de marihuana con 68 votos a favor, 39 en contra y 2 abstenciones

La Cámara de Diputados chilena aprobó el martes el proyecto de ley con 68 votos a favor y 39 en contra en la que se despenaliza el autocultivo de marihuana, y también su consumo medicinal y recreativo. Es el primer paso legislativo para la autorización de siembra, plantación, cultivo o cosecha, siempre que no sobrepase la cantidad de seis plantas en casa, no superior al metro cuadrado, y nunca una producción mayor a 500 gramos en un mismo domicilio. Para mayores producciones de cannabis para fines medicinales, por ejemplo, necesitará un permiso del Servicio Agrícola y Ganadero, quedando exentos las personas naturales con antecedentes judiciales relacionados con tráfico de drogas.

Chile vivió en la jornada del martes un día histórico, al aprobarse por una gran mayoría el proyecto de ley, 68 votos a favor, la despenalización del autocultivo de marihuana,  también para uso medicinal y recreativo.

Representantes del sector cannábico en la Cámara de Diputados
Representantes del sector cannábico en la Cámara de Diputados

La nueva iniciativa parlamentaria  consiente que los ciudadanos puedan llevar un máximo de 10 gramos de cannabis para consumo privado sin autorización previa.  Aquellos que porten cantidades superiores a las establecidas serán sancionados. Al igual que los menores de edad. También se ha permitido que los padres o adultos que tengan a su cargo el cuidado personal de un menor en tratamiento con cannabis puedan autorizar la administración de dosis naturales de cannabis sin aditivos, siempre bajo un diagnóstico certificado. Sin embargo, la administración de estos tratamientos no podrá realizarse mediante la combustión de estas especies. Es decir no podrán fumarse en porros.

Todo aquel que quiera un consentimiento para el autocultivo de marihuana, superior a lo establecido, necesitará, según se aprobó en la cámara, un permiso otorgado por el Servicio Agrícola y Ganadero, quedando exentos las personas naturales con antecedentes judiciales relacionados con tráfico de drogas o lavado de activos.

Por su parte, todo cannabicultor de a pie tendrá la autorización para el autocultivo de marihuana, siempre y cuando no exceda seis plantas o de un total de un metro cuadrado en cultivo de interior, además de la tenencia de un máximo de 500 gramos, en un mismo y único domicilio. El excedente será sancionado.

Victoria de los cannabicultores
Victoria de los cannabicultores

El cultivo con fines medicinales y terapéuticos o científicos y de investigación y variedades del género cannabis deberá contar con las correspondientes autorizaciones relativas a las condiciones sanitarias y ambientales de la competente autoridad sanitaria.

El proyecto volverá a la comisión de Salud debido a que el Gobierno comprometió ingresar algunas indicaciones al texto, referentes a la fiscalización del autocultivo y a la regulación de su venta en farmacias.

La iniciativa empezó hace tres años con la oposición de gran parte de los sectores conservadores. Pero la decisión de un alcalde de la opositora Unión Demócrata Independiente (UDI) de plantar cannabis para uso medicinal abrió la veda para que se instalara la discusión y avanzara el proyecto.

Tras la votación, la diputada comunista Karol Cariola consideró que ha sido un día histórico, pues se dio “un paso que es invaluable para aquellas personas que viven todos los días las consecuencias del narcotráfico en sus poblaciones”.

“Es un día histórico contra el narcotráfico, un día histórico para que aquellos usuarios medicinales dejen de ser perseguidos y puedan acceder a una medicina que puedan cultivar en sus patios, aunque a la industria farmacéutica no le guste”, remarcó.

El presidente de la Cámara de Diputados, Marco Antonio Núñez, afirmó que con la medida se busca “reducir el narcotráfico a cero y prevenir con efectividad el consumo en niños y adolescentes”.

Deja un comentario