Cómo manicurar la marihuana

La manicura de nuestra planta hay que hacerla con cuidado

Cuando hemos realizado el lavado de raíces, ya nos encontramos en la fase de recogida de la cosecha, que no hay que confundir con la de secado (que es la previa), por lo que empezaremos a manicurar la marihuana. Ésta no es una fase genérica donde haya un trabajo sistemático, como en otras etapas del cultivo, ya que cada cultivador trabaja de la forma más cómoda posible.  Aunque no haya un abecedario en concreto, os recomendamos una serie de consejos que debéis tener en cuenta, sobre todo si son vuestros primeros cultivos.

Manicura de marihuana

Lo primero, en esta fase de manicurar la marihuana, es saber organizarse, disponiendo de todo el material como tijeras de podar, tijeras para manicurar, al igual que palanganas, guantes de látex y alcohol para desinfectar.

¿Para qué sirve cada herramienta de trabajo?

Tijeras de podar: Para cortar el tallo, ramas u hojas grandes de la planta.

Tijeras de manicura: Para realizar la manicura de los cogollos, cortando las hojas pequeñas que forman parte del mismo.

Palanganas: Para depositar los cogollos cortados y/o las ramas durante la poda. Hay que separar bien desde un principio lo que posteriormente se secará.

Guantes de látex: Para evitar que los dedos se llenen de resina del propio trabajo de manicura.

Alcohol desinfectante: Para ir limpiando las herramientas de trabajo.

El trabajo de cómo manicurar la marihuana dependerá del número de plantas y tamaño que tenga cada una de ellas. Todo empieza cuando has dejado sin regar tu planta unos 3 días antes, variará en determinados casos, pero sabrás cuándo hacerlo ya que el sustrato tiene que estar seco. Incluso hay cultivadores que apagan la luz del cultivo el día anterior para “estresarlas”, ya que se supone que se consigue más resina en los cogollos.

Puedes empezar el día anterior cortando las hojas más grandes de las plantas, que son las que más faena dan y espacio ocupan. Tampoco ocurre nada malo si cortas las hojas grandes el mismo día para más tarde manicurar la marihuana.

Con ayuda de unas tijeras de podar se puede comenzar a cortar la planta entera, empezando desde la base del tallo. Siempre se recomienda  realizar este trabajo por la mañana, ya que se supone que el THC está en  su punto máximo.

Una vez que has cortado el tallo y/o las ramas empiezas a podar la planta con la tijera de manicura/cortar. Intentando dejar cada cogollo lo más pelado posible, sí que es verdad que tienes que tener cuidado en no sesgar el cogollo para manicurar la marihuana correctamente.

Cuando hayas ido podando las ramas, separados los cogollos, vas depositando la producción en la palangana o recipiente, para que puedas diferenciar los cogollos después de manicurar la marihuana. Recomendamos que los cogollos centrales los abráis, así evitáis que durante el secado de la planta puedan tener problemas con hongos. Cada dos plantas debéis sacar los cogollos de la palangana y colocarlos en la malla de secado o en el espacio que hayáis determinado. Cómo bien sabéis hay diferentes maneras de secar tu planta. Por eso, la forma en la que seques variará en cómo manicurar la manicura. Por un lado, si cortas todos los cogollos, dejando los ‘pepinos’ centrales, o dejando que se sequen por ramas.

Al acabar el trabajo, asegúrate siempre de tirar los residuos del trabajo en contenedores alejados del punto donde tengas el cultivo, y evita de tirarlos en el mismo lugar. De esta forma te garantizas que tus vecinos no sospechen. Al igual que debes de limpiar las herramientas de trabajo al finalizar..

Deja un comentario