Vesta tras cultivo de cannabis autofloreciente

Cultivo de cannabis autofloreciente

Cultivo de cannabis autofloreciente; tu guía

 

Cultivo de cannabis autofloreciente. Cada vez son más los que se animan con las autoflorecientes por las interesantes e importantes ventajas que ofrecen frente a las plantas fotodependientes (no autoflorecientes).

Es decir, puedes cultivar en zonas discretas sin podas, puedes tener cosecha cada tres meses, puedes obtener producciones importantes, puedes mantener más a raya a las plagas, puedes estar más desahogado…En definitiva, son factores que van estimulando temporada tras temporada que haya más seguidores que confíen en este tipo de cultivo de cannabis autofloreciente.

 

A grandes rasgos, podemos diferenciar entre Cannabis Sativa y Cannabis Ruderalis (autofloreciente), en que la última no depende de un número de horas de luz (fotoperiodo) para empezar a florecer, pero eso no significa que apenas necesiten luz, al contrario, cuantas más horas de sol directas, mucho mejor para la producción final. Por el contrario, Cannabis Sativa sí que depende de un número de horas de luz para que florezca (12horas de luz y 12h de oscuridad).

Orígenes de marihuana autofloreciente

¿Y por qué no dependen de las horas de luz? Aquí tenemos que remontarnos aproximadamente a los primeros años de este siglo XXI donde se empezó a estudiar con la variedad Cannabis Ruderalis (criada y desarrollada, naturalmente, en las regiones frías de Siberia). Se llegó a la conclusión en que si se cruzaba con variedades fotoperiódicas se obtenían híbridos interesantes que mantenían la principal cualidad Lowryder (crecer y florecer sin apenas horas de luz) y lo mejor de las fotodenpendientes; estructuras ramificadas, altas producciones, olores y sabores más atractivos.

Cultivo de cannabis autofloreciente. 4 semana,
Cultivo de cannabis autofloreciente. 4 semana.

Diferencias. Autoflorecientes vs no autoflorecientes

Hay dos diferencias, hoy por hoy, en las que se pretende mejorar: el tamaño final y los porcentajes psicoactivos de las autoflorecientes que actualmente se mantienen en valores inferiores a las fotodependientes. Aunque tenemos que destacar que Calamity Jane autofloreciente de Buddha Seeds supera el 20% de THC, porcentaje poco habitual.

Vamos a contaros, con un ejemplo, cómo podemos conseguir éxito en un cultivo de cannabis autofloreciente en exterior. Nos situamos en un escenario veraniego ficticio de cultivo en exterior para que podáis comprender los pasos con mayor facilidad. Si queréis trasladar esta situación a otra época del año (cuidado con el frío) o a un indoor, sólo tenéis que tener en cuenta qué macetas, horas de luz y cuidados difieren. En exterior se necesita estar más atento por posibles visitas indeseadas, al igual que se requieren de más alimentos, sobre todo, en época veraniega (agua/fertilizante).

En el mercado cannábico podemos encontrar dos tipos de semillas autoflorecientes: las feminizadas y las regulares. La primera opción es la más cómoda para obtener antes nuestra producción con abundantes flores(cogollos), pero en cambio con las semillas regulares debemos estar atentos al sexo y quedarnos con las plantas de marihuana que nos interesen.

Material necesario para cultivo de cannabis autofloreciente

Una vez seleccionada la variedad para nuestro cultivo de cannabis autofloreciente, procedemos a comprar macetas, sustrato, fertilizante y preventivos. El principal objetivo de todo cultivador es obtener importantes cosechas. Para ello, necesitaremos maceta de mayor capacidad, en torno a los 20 litros (incluso mucho más) en exterior y acuérdate que sea blanca, siempre en exterior. La maceta negra en verano perjudica a nuestras raíces.

Sustrato ecológico para el cultivo de cannabis autofloreciente
Sustrato ecológico para el cultivo de cannabis autofloreciente

Hoy en día, en cuestión de sustratos podemos encontrar diferentes composiciones para nuestro cultivo de cannabis autofloreciente. Por ello, la más interesante para nuestras variedades autoflorecientes es que el sustrato ya venga rico en compuestos como: fibra de coco, turba negra y/o rubia, guano de murciélago, harina de lava…Son parte de los elementos que harán que nuestras plantas no les falte lo imprescindible para las primeras semanas de vida.

Las plantas que son enriquecidas con fertilizantes obtienen mejores resultados durante el cultivo de cannabis autofloreciente. En el mercado se ofrecen fertilizantes orgánicos, organominerales y minerales.

La mejor opción es utilizar los fertilizantes organominerales porque, de todos modos, al final de cultivo vamos a realizar un lavado de raíces.  Pero que nunca te falte fertilizante para raíces, estimulador de floración, fertilizante de floración y potenciador de engorde para la flor.

No contamos con ningún fertilizante para crecimiento porque hay muchos cultivadores que no distinguen bien cuándo empieza la preflora. Pero si sabes distinguirla, no habría ningún problema en usarlo, siempre a partir de los 15 días de vida de la semilla germinada hasta la prefloración del cultivo de cannabis autofloreciente donde podrías combinarlo con fertilizante de floración.

Recientemente, la marca de fertilizantes orgánicos Top Crop ha sacado a la venta un fertilizante rico en NPK para todo el ciclo de cultivo de cannabis autofloreciente. Recuerda que, en esta fase de crecimiento, influye directamente en el resultado final. Es decir, en tener éxito en la producción. Por lo tanto, deberemos tener especial cuidado en no excedernos en riegos, fertilizantes y preocuparnos en que la planta de marihuana reciba el mayor número de horas de luz posibles.

Los preventivos son los que van a ayudarnos a que las plagas aparezcan más tarde o que nunca aparezcan. La mejor opción son los bilógicos.

Germinación de cannabis

Una vez que ya tenemos claro lo que necesitamos, vamos a proceder a germinar nuestras variedades para el cultivo de cannabis autofloreciente. Asegurarnos, siempre, antes que el material que vayamos a usar, esté desinfectado, sino podría arruinar nuestra germinación. Aquí os explicamos cómo conseguir una germinación exitosa 

Semilla germinada para cultivo de cannabis autofloreciente
Semilla germinada para cultivo de cannabis autofloreciente

Una vez que han pasado los días de germinación de nuestra futura planta de marihuana, vamos a proceder al cultivo de nuestras semillas. Lo conveniente es esperar a que la radícula sea lo suficientemente larga, sobre el centímetro, para que pueda acomodarse al sustrato y así posteriormente expandirse.

Cultivo de cannabis autofloreciente

Ponemos la semilla germinada directamente en la maceta definitiva, no temas porque sea una maceta de 20 litros, se acaban extendiendo bien las raíces, ayudando así a que la planta crezca más que si hiciéramos un trasplante. Los primeros riegos se aconsejan que sean de poca cantidad de agua. Lo habitual es que sean sobre los 200cc, pero también varía según condiciones climáticas. Vuelve a regar cuando la planta lo pida (comprueba introduciendo el dedo en el sustrato).

Los siguientes 15 días son claves para la salud de nuestras raíces. Por ello, la mejor opción es estimularlas con fertilizantes para raíces. Una vez transcurrido este período deberás vigilar que la planta de marihuana no reciba muchas horas de luz directa, porque puede quemarse, al igual que recibir pocas horas afectaría a su crecimiento. La mejor frecuencia, en estos primeros días, son de 2/3 horas de luz, sobre todo en los primeros tres días.

Pasado los 15 días, podremos empezar a usar fertilizante rico en nitrógeno, pero siempre respetando la dosis del fabricante y midiéndola bien, proporcional a la cantidad de agua que usemos. Si no sabes distinguir cuándo empieza la prefloración, lo mejor es que descartes el uso de fertilizante líquido para la fase vegetativa. También, en caso de no tener un sustrato rico en oligoelementos, lo mejor es que uses humus de lombriz para esta fase.

Calamity Jane autofloreciente con prefloración. 31 días de vida.
Calamity Jane autofloreciente con prefloración. 31 días de vida.

Si sabemos distinguir cuándo empieza la prefloración puedes combinar durante esa semana y la siguiente, fertilizante de crecimiento con fertilizante de floración. En estas semanas es cuando nuestra planta autofloreciente sufrirá el mayor estirón, sobre todo si ha recibido la energía suficiente con el sol. Podremos reconocer la morfología que le caracteriza a cada planta. A esta fase en la planta se le llama strength. Una vez transcurrido ese periodo, dejarás de lado el fertilizante de enraizamiento y crecimiento.

Dependiendo de la variedad que estemos sembrando, las semanas de floración pueden variar entre 7/10 semanas, siempre podrás apoyarte con fertilizante hasta la semana del corte de la planta, pero respetando los días de margen para el lavado de raíces. Durante estas semanas de floración podrás usar productos ricos en fósforo y potasio, ya sea con fertilizante líquido como sólido, una buena opción sería usar guano de murciélago, al igual que otros, para engordar el cogollo y/o sacarle rendimiento a los sabores naturales que le caracteriza a nuestra flor.

 

Final de cultivo de cannabis autofloreciente

En la recta final tendremos que estar pendiente de saber cuándo tendremos que cortarla, los días de cultivo que especificamos cada banco de semillas con cada autofloreciente es orientativo, debes ceñirte al estado real de madurez de la planta.

Vesta autofloreciente antes de cortarla.
Vesta autofloreciente antes de cortarla.

¿Cómo puedes saberlo?. Observando los tricomas con lupa de aumentos o si no tenemos, mejor guiarse con el color de los pistilos. Una vez ya sabemos cuándo cortar la planta, deberemos realizar el lavado de raíces. Lo conveniente es que sean 4/5 días antes del corte. Para hacer un buen lavado de raíces debes echar el triple de agua de la capacidad de la maceta, de este modo, podrás retirar las sales acumuladas en el sustrato que estropearían sino los sabores de nuestra cosecha de marihuana.

Una vez ya cortada la planta, vienen los últimos pasos, pero no menos importantes para exprimir al máximo nuestros cultivos; manicurado de cannabis; secado de cannabis y curado de marihuana. Recuerda que puedes sacarle provecho a las hojas de marihuana. A partir de aquí ya podremos disfrutar de los mejores sabores y aromas de nuestras cosechas.

 

 

Deja un comentario