Extracción de hachís con Nitrógeno líquido: Magnum

Hola amigas y amigos de este verde mundo que es el cultivo de la marihuana, o maría como llamamos familiarmente a nuestra querida amiga.

Aprovecho para presentarme:

Mi nombre es Adryc y soy un admirador ferviente de la genética de Buddha Seeds desde que probé las primeras White Dwarf auto, una de las primeras autoflorecientes que salieron al mercado en nuestro país. Tengo vividos 62 inviernos y comienzo ahora el 63º, así que soy viejo, jajajaja… Fumo desde los catorce años y conozco a nuestra amiga desde los 15, así que algo sé de ella. Más no os equivoquéis, no soy ningún experto, tan solo un aficionado más de los muchos que somos. Soy marino, retirado por un accidente a bordo hace unos años  y desde entonces cultivo regularmente. También deciros que colaboro con la revista Yerba desde hace 2 años, dónde escribo sobre el cultivo ecológico de la Marihuana, qué precisamente es mi especialidad.

Pero dejo ya de darme coba, se nota que no tengo abuelas y voy con lo que nos interesa, que es cómo extraer la resina de hachís mediante la ultracongelación rápida con Nitrógeno líquido. Ya conocía el sistema, pero coincidió que me invitaron a presenciar una, publiqué un artículo sobre ella en la revista, y que tenía ya seca una cosecha de Magnum que había testado para Buddha Seeds (podéis ver el seguimiento de esa cosecha en el canal de Youtube del banco) y me decidí probar con ella y ver los resultados.

Vamos con lo que necesitamos

 -En primer lugar la maría (Fotos 1 y 2). – Jajaja, sin ella no hay nada que hacer. En este caso se trata de una Magnum, 25 gramos.   

Extracción de hachís con Magnum
Extracción de hachís con Magnum. Fotos 1 y 2

 También necesitamos una caja de extracción por bateo. Hoy vamos a utilizar una estándar, de las que podemos comprar en cualquier grow. Solo tienen un inconveniente: son caras (Foto 3, se puede ver en la galería de imágenes al final del texto). Si soy manitas podéis haceros una y saldrá más barata. Otro día os explicaré cómo hacer una.

Una bombona contenedora de Nitrógeno líquido (Foto 4). La bombona podemos alquilarla, existen empresas que las alquilan por días y no son caras. Hay que especificar bien el tamaño del contenedor que vamos a introducir en la bombona con el nitrógeno, si no, os la proporcionarán llena y al introducir el cilindro se desbordará (Foto 6).

-Un cilindro metálico y estanco, con rosca a los dos lados, donde se introducirán los cogollos. Este mide 45 cm. de largo por 8 cm de sección (Foto 5).

-Un cartón encerado o plastificado, de la misma medida que la caja y unas varillas como de un metro para golpear, o batear el cartón. Como veréis en las siguientes fotos, se utilizaron unos simples tutores de bambú.

– Muy importante: unos guantes. El nitrógeno líquido si cae directamente sobre la piel quema. Y ni se os ocurra meter el dedo en él por hacer una gracia. Lo perderéis, así que al loro con esto. Otra cosa, no olvidéis que el lugar donde dónde se efectúe el proceso debe estar bien ventilado.

Comenzamos

En primer lugar, procedemos a introducir los cogollos en el cilindro metálico (Fotos 7 y 8).

Para ello, cerramos el cilindro y lo introducimos en el contenedor de Nitrógeno  (Fotos 9 y 10). Se mantiene allí durante tres minutos, y se saca (Foto 11).

Se vierten los cogollos sobre la caja (Fotos 12, 13 y 14).

A continuación, se esparcen los cogollos y se cubren con el cartón (Fotos 15 y 16) y se golpean, batiendo con las varillas durante unos diez minutos, como si tocáramos la batería. Os recomiendo un poco de músico con ritmo, jajaja…

Una vez hecho esto se sacude la rejilla de la caja, se introducen de nuevo los cogollos en el cilindro metálico (Fotos 17 y 18)  y se dejan otros tres minutos congelando en el Nitrógeno.

Mientras, se procede a recoger la resina y polen resultantes (Fotos 19, 20 y 21).

Este proceso se repite otra vez completo, y se vuelven a congelar los cogollos de nuevo, por tercera vez. Se vierten de nuevo en la caja, se baten durante otros diez minutos, se retira el cartón, se juntan y se les golpea de nuevo suavemente, directo con las varillas (Fotos 24 y 25).

Se retira la rejilla, se recoge el polen y la resina (Fotos 26 y 27) y los restos de los cogollos los ponemos en un bote (Fotos 28, 29 y 30).

Como veréis es sencillo y rápido, el único problema que le veo es que se pierden tricomas… (Foto 31). Pero algo había de tener, no todo es perfecto.

Resultados

Después de efectuar todo el proceso se consiguieron 5,37 gr. de resina y polen. Materia verde, cogollos golpeados: 14,12 gr. que sumados hacen un peso de 19,49 gr. de un total de unos 22 o 23 gr. de maría. Tened en cuenta que durante el proceso hemos fumado algún que otro peta, con la merma de los 25 iniciales, nos encontramos que se pierden 2,50 gr. más o menos. Cierto es que se hizo en un sitio sin habilitar específicamente para ello… Pero juzgad vosotros. Si os animáis a probar y efectuar una, os aseguro que vais a flipar con el sabor.

Más adelante os contaré más cosas que os gustarán… Y nada más por hoy marihuaner@s, es la hora de fumarme un buen Boong de Syrup… ¡A vuestra salud!

Por Adryc Manëllson  @apez140

 

2 comentarios sobre “Extracción de hachís con Nitrógeno líquido: Magnum

    1. Ya lo hago de vez en cuando Fabini, jajaja…Más prefiero fumar natural, nada mejor que una #Syrup cultivada Eco…
      Boong a Tu Salud y a la de Toda-os Mis Amiga-os Marihuaneros…:-)))

Deja un comentario