La oruga en su primer estado

La ‘maldita’ oruga que arrasa el cannabis

Las orugas sufren ciertas metamorfosis y existen más de 10.000 especies diferentes

La plaga de la oruga es una de las más complicadas que hay en el cultivo de exterior de cannabis, sobre todo cuando llega el verano o a principios del otoño. Las orugas pertenecen a la familia de los lepidópteros, en el cual existen más de 10.000 especies diferentes.  Cómo bien sabréis, las orugas sufren una metamorfosis.

La oruga en su primer estado
La oruga en su primer estado

La metamorfosis arranca con su estado más “joven” que es la oruga. Pasa por la fase de crecimiento, el cual finaliza (tras crear un capullo o pupa) en una mariposa o polilla. Pese a la diversidad de especies que existen, en un gran porcentaje tiene las mismas características de desarrollo y reproducción.

Las fases de crecimiento de la oruga
Las fases de crecimiento de la oruga

El inicio de la plaga de la oruga, suele venir dado por unos huevos (puestos por la hembra en estado adulto) en el envés de las hojas, sobre todo las de la parte más baja de la planta, las más cercanas al suelo.

Como podréis suponer, en cuanto el huevo eclosiona, aparecen las primeras muestras de la plaga. El estado de la oruga varía y se alimenta de las hojas o incluso se introduce en los cogollos (en floración avanzada) donde se puede llegar a ubicar. Al finalizar su estado de oruga  (10 – 25 días), se desplaza hacia el suelo para fabricar pequeños “túneles” para pasar a su estado de pupa, del cual saldrá pasados unos 10 – 15 días. Otras variedades, crean el capullo colgado de las ramas.

Para una correcta detección, se aconseja una revisión del cultivo, como ocurre y que se debe realizar con todas las plagas.

Los daños causados por la oruga
Los daños causados por la oruga

Hay que centrarse en mirar las hojas de las partes bajas de la planta, y al mismo buscar posibles mordeduras en las hojas, o “caquitas” negras. Cuidado con esta plaga en una floración avanzada, ya que muchas veces se introducen en el cogollo para alimentarse, el cual le van secando y dejándole hueco por dentro, y llenándole de desperdicios (sus excrementos). Ojo con esto, ya que puede terminar en podredumbre y ser un hábitat excelente para el hongo de la Botrytis.

Es importante destacar que las orugas no ponen sus huevos en el interior de los cogollos. La que se encarga de ello es la mariposa adulta. Lo que suele confundir al cultivador son los excrementos de la propia oruga mientras se alimenta, ya que se cree que los excrementos es una plaga. Lo más normal es que empiecen a alimentarse de tallos tiernos y hojas.

Prevención de la oruga

La mejor prevención es estar al tanto del cultivo, hacer revisiones cada cierto tiempo, buscando huevos o mordeduras de orugas al alimentarse. Realmente poco más se puede hacer como preventivo contra esta plaga.

Las orugas se alimentan de muchas y diferentes plantas, como posible preventivo se puede plantar alrededor de las matas de marihuana, tanto col como soja (que son plantas que le encantan).

Tengo una plaga de orugas en mi cultivo, ¿qué hago?

Lo mejor que hay es el Bt (Bacillus Thuringiensis), una bacteria que mezclada con la dosis indicada de agua, se fumiga foliarmente a las plantas. Con este remedio lo que se logra es que la oruga se alimente de esta bacteria, con lo que muere en pocos días, ya que el Bt produce una parada en el intestino de la oruga, en su mandíbula (horas más tarde) y posteriormente se produce su muerte. Según la oruga esto puede tardar aproximadamente entre 2 y 5 días, el cultivador notará que los “mordiscos” de la oruga en el cultivo bajan exponencialmente.

Importante saber, que se puede utilizar tanto en el estado vegetativo de la planta (crecimiento) como en floración.

Y recordar también, que en exterior, la lluvia puede dejar “limpias” las hojas de la aplicación realizada. Lo que producirá que tengamos que realizar de nuevo la fumigación de esta plaga.

Recordaros que el Bt no presenta toxicidad para el ser humano, por lo cual se podría dar perfectamente en floración, pero aún así, se recomienda dejar unos 7 días desde su última aplicación para su cosecha. Y recordamos que siempre es importante realizar un lavado de raíces de nuestras plantas para eliminar siempre algún resto de toxicidad que se haya quedado impregnado.

2 thoughts on “La ‘maldita’ oruga que arrasa el cannabis

Deja un comentario