Iluminación para el cultivo indoor de marihuana

Qué tipo de luz escoger para el cultivo de interior

Si te dispones a iniciar tus primeros pasos en el cultivo indoor de cannabis, la iluminación será un aspecto clave. En el cultivo de interior, la iluminación artificial trata de suplir la función del sol, responsable del crecimiento y floración de la planta. Pero, ¿qué tipo de luz es la más adecuada para indoor?, ¿qué opción es la más económica?, ¿a qué distancia debo poner el foco de luz sobre mi planta y por cuánto tiempo? Te contamos todo lo que debes saber sobre la iluminación en el cultivo indoor de cannabis.

 

Cómo elegir el tipo de luz para el cultivo indoor de marihuana

Antes de entrar en materia, debes tener en cuenta una serie de factores que influirán en la elección del tipo de luz para tu cultivo indoor. Para empezar, deberás saber el espacio del que dispones. Si el espacio es de reducidas dimensiones entonces deberás optar por bombillas de menor potencia. Y hablando de potencia. Si quieres obtener una mayor producción en tu cosecha, entonces necesitas una iluminación con gran potencia. Eso sí, prepárate cuando venga la factura de la luz. Generalmente,  en el cultivo indoor de cannabis se suelen utilizar bombillas de 400 y 600 vatios de sodio.

Por otro lado, la elección del tipo de luz para el cultivo indoor de marihuana estará sujeta a la fase en la que se encuentre la planta. Es decir, si se encuentra en crecimiento, la planta necesita luz azul, mientras que en fase de floración, la planta precisa luz roja. Esto es sencillamente porque la luz roja imita mejor la luz solar en unas condiciones naturales en el cultivo de exterior. Afortunadamente el mercado ya ha dado con la solución mixta: las bombillas gro&flo. Esto es, una misma bombilla sirve para el crecimiento y la floración.

 

Tipos de luz para el cultivo indoor de marihuana

Bombillas fluorescentes

Las bombillas fluorescentes o de bajo consumo CFL (Compact fluorescent light) están indicadas para las primeras etapas de vida de la planta de marihuana, ya que necesita menos potencia lumínica. Estas bombillas también sirven para hacer esquejes de marihuana. Para la época de floración hay CFL blancas cálidas, que producen luz más rojiza. Estas bombillas disponen de balastro incorporado, por lo que sólo hay que enroscarlas al reflector y conectar.

iluminación indoor
Luz CFL Agrolite, de Hemp Trading

Además, las bombillas fluorescentes al ser de bajo consumo resultan más económicas y perfectas para cultivadores principiantes. El único inconveniente es que necesitas mayor cantidad de bombillas para obtener un rendimiento en las cosechas porque tienen una potencia más baja.

Bombillas HID: halogenuros metálicos (HM) y equipos de sodio (HPS)

Pero entonces, ¿qué tipo de luz necesito para mi cultivo indoor de marihuana? La opción más común son las bombillas HID (High Intesity Discharge). Dentro de este tipo de iluminación puedes encontrar las bombillas de halogenuros metálicos (MH), con luz azulada, perfecta para la etapa de crecimiento de la planta, y equipos de sodio (HPS), de color rojo, recomendados para la floración y pre-floración. Si lo prefieres puedes usar bombillas gro&flo.

Las bombillas HPS de 600w son las más demandadas y económicas por su relación entre la cantidad de luz que producen y la electricidad que gastan. Además, las bombillas HPS son sencillas de instalar.

Sin embargo, las bombillas HPS emanan mucho calor, por lo que se recomienda ponerlas a una distancia de las plantas de 25-30 cm. Además, requieren un buen sistema de ventilación en el cuarto de cultivo. En cuanto a su tiempo de vida, suele ser un año y no se acoplan a las tomas de luz estándar. De ahí que este tipo de bombillas necesitan una cubierta especial y un balastro.

luz de sodio
Luz de sodio Agrolite, de Hemp Trading

Por su parte, las bombillas de halogenuros metálicos (MH) necesitan de un balastro para encenderse, que suele ser compatible tanto con bombillas HM como con las de sodio de alta presión o HPS. Si vamos a usar el mismo balastro para crecimiento y floración, debemos tener en cuenta los vatios.

 

Colocaremos  la bombilla de MH a una distancia de 20-30 cm de la planta en el caso de que la bombilla sea de 250w e incrementaremos esta distancia a 30-40 cm para una potencia mayor de 400w.

Este tipo de bombillas de halogenuros metálicos  se degradan más rápido que las HPS y suelen durar un máximo de 3 cultivos aproximadamente.

 

Bombillas LED

Las bombillas LED cuentan cada vez más con mayor aceptación por parte de cultivadores de marihuana. Ofrecen resultados productivos muy similares a los de las bombillas HPS. Sin embargo, tienen la ventaja de que consumen mucho menos y producen poco calor, lo que supone un gran ahorro. Es decir, se amortiza la inversión porque tienen un precio elevado que no está al alcance de cualquiera. Las luces LED consumen hasta un 75% menos electricidad y tienen un mayor porcentaje de vida.

iluminación indoor agrolite
Luz led Agrolite, de Hemp Trading

El inconveniente es que al generar poco calor necesitas compensar esta falta con calor extra para los meses más fríos de tu cuarto de cultivo.

Puedes colocar los focos LED más cerca de las plantas. Por ejemplo a una distancia de 15-20 centímetros y evitar usar sistemas de refrigeración. Las luces LED consumen hasta un 75% menos electricidad y tienen un mayor porcentaje de vida.

 

Plasma y LEC, lo último en iluminación para cultivo de cannabis de interior

En el caso del plasma, este tipo de luz para indoor es excesivamente cara, por ahora. La principal ventaja es que estas bombillas tienen un alto índice de reproducción cromática. Esto significa que emite una luz muy similar a la del sol, lo cual promueve la síntesis de más terpenos y cannabinoides por parte de la planta.

La luz LEC (Light Emiting Ceramic o también Halogenuro Metálico Cerámico; no confundir con LED) constituye otra novedosa opción de iluminación para cultivos de marihuana en interior. Se trata de una evolución de las lámparas de halogenuros metálicos en las que sustituye el cuarzo por un tubo de arco cerámico. Por este motivo, se les suele llamar “haluros de metal de cerámica”.

La principal ventaja de la luz LEC es su óptimo rendimiento energético, pues permite aumentar la producción, a la vez que reduce la factura de la luz. Otra ventaja es que ofrece un espectro de luz más parecido al del sol. El resultado: plantas más sanas y vigorosas. Este espectro permite que la misma bombilla pueda ser usada durante todo el ciclo de cultivo, desde la germinación hasta la floración. Además hay opiniones que apuntan a que la planta produce la resina como forma de defensa ante la luz ultravioleta, por lo que un incremento de la luz ultravioleta también produce más tricomas.

La luz LEC está disponible en potencia de 315W y 630W. La más usada es la de 315 vatios, con un rendimiento superior al de 400 vatios. Casi similar a 550 vatios de sodio, ya que las plantas aprovechan un porcentaje superior de la luz emitida.

Como ves, hay una variedad de opciones en iluminación para el cultivo indoor de marihuana. Ahora falta que escojas la que más se adapte a tu bolsillo. Si ya has probado alguna de estas bombillas, coméntanos cuál te ha funcionado mejor.

2 comentarios sobre “Iluminación para el cultivo indoor de marihuana

Deja un comentario