Plantas ancestrales: entre el estigma y el culto

Plantas ancestrales
Chamán peruano
  • ¿Os habéis preguntado alguna vez cuál es la delgada línea que separa a unas sustancias y plantas de otras para ser consideradas drogas o no?
  • ¿Y si de esta decisión, en ocasiones cuestionable, dependiera el futuro de muchas plantas y la investigación y utilización de sus propiedades medicinales?
  • ¿Qué distingue a algunas drogas de determinados fármacos que se emplean en la medicina occidental?
  • ¿Afectan las diferencias culturales a una consideración negativa o positiva de una misma sustancia?

Son preguntas que algunos nos hemos hecho alguna vez y tienen difícil respuesta. Pero el tratamiento que se da a las mismas sustancias en cada cultura, zona y continente, puede ayudarnos a despejar alguna incógnita. Es el caso de los aborígenes americanos, que tienen un relación espiritual con la naturaleza y consideran sagradas plantas ancestrales que, al ser adoptadas por la civilización occidental, han sido descontextualizadas y distorsionadas hasta adquirir la etiqueta de ‘perniciosas para la salud’.

Pese a ser tachadas como peligrosas, en los últimos meses estamos asistiendo a numerosos cambios sobre política de drogas en el panorama legislativo internacional y buena prueba de ello es que se haya despenalizado el consumo de marihuana en algunos países sudamericanos y en determinados estados de EE UU.

Plantas ancestrales: de medicinas a drogas

Marihuana

En Latinoamérica se está hablando con frecuencia de la despenalización, ya que muchos se han cansado de ver cómo el narcotráfico deja miles de muertos, corrompe instituciones e impone su ley en regiones enteras. Pero la principal discusión sobre la legalización, tanto para fines medicinales como recreativos ha girado hasta ahora en torno a la marihuana, una planta de origen asiático. 

Sin embargo, otras plantas autóctonas del continente americano utilizadas desde tiempos ancestrales por sus cualidades medicinales, son aun consideradas drogas por la mayoría de los países, bajo los patrones impuestos por Washington.

Chacruna, peyote, wachuma y hoja de coca

Plantas ancestrales
Peyote

Es el caso de las ilegales chacruna, peyote, wachuma o la hoja de coca, que forman una parte fundamental de la medicina tradicional de las etnias indígenas. De la hoja de coca, de origen andino, se extrae la cocaína a través de un complejo proceso de laboratorio. Por eso, la ONU la considera una droga, aunque en algunos países de la cordillera andina ha sido completamente legalizada (como Perú o Bolivia). Allí la coca no solo es utilizada para soportar mejor la altura, sino también como infusión  y es básica en ceremonias rituales y en los botiquines de los curanderos tradicionales. 

En Argentina está permitido mascar la hoja de coca, pero es ilegal sembrarla o importarla. Hay muchas voces que se alzan a favor de la industrialización de la hoja de la coca, para  hacerla más rentable que el narcotráfico.

El peyote y la wachuma son plantas cactáceas que crecen en zonas desérticas de México y en los Andes, respectivamente, y la chacruna es un arbusto selvático que usan las etnias amazónicas de Colombia, Ecuador, Perú y Brasil para, mezclada con una liana llamada ayahuasca, elaborar un brebaje (denominado ayahuasca en Perú y yagé en Colombia) que usan sus curanderos. La wachuma y el peyote contienen mescalina y la chacruna, dimetiltriptamina, elementos con propiedades psicotrópicas. Por eso, se incluyen en la lista de sustancias ilegales de la DEA, la agencia antidrogas estadounidense, aunque ninguno de ellos es adictivo y se utilizan precisamente para curar adicciones.

Plantas ancestrales
Hoja de coca

Ayahuasca

Takiwasi es un centro de rehabilitación para adicciones situado en Tarapoto (Amazonia peruana). Como parte de sus terapias, una vez a la semana, los internos participan en una sesión de ayahuasca, en la que bajo el control de un curandero y de los psicólogos, toman este preparado y sufren sus efectos, tanto físicos (vómitos y diarreas), como psicológicos (visiones u otro tipo de estados modificados de la conciencia). Los beneficios de la ayahuasca tienen que ver con un “aspecto de limpieza o purgativo, no sólo físico si no también relacionados con procesos de limpieza´psicológica’.

Tabaco

Incluso del tabaco, aunque legal y considerada en Occidente una droga blanda, se han ignorado sus usos medicinales y el potencial que tiene antes de adulterarse con múltiples productos químicos para su comercialización como cigarrillos. Las culturas nativas siguen explotando hoy su consumo en infusión, beneficioso para parásitos intestinales, rinitis, dolores de cabeza, infección de oídos o garganta. En forma de cataplasmas puede servir para tratar hongos, infecciones, hemorroides, heridas o contusiones.

Redacción:
Buddha Seeds
Información resumida y extractada: 

P. Álvarez

www.tiempodehoy.com

Deja un comentario