Un viaje al interior de la marihuana

Componentes de la planta de cannabis y su potencial terapéutico

Desde el blog de Buddha Seeds queremos que nos acompañes en un viaje apasionante: el interior de una planta de cannabis. Todos sabemos cómo es la marihuana por fuera, reconocemos su forma, pensamos rápidamente en el icono que se ha popularizado para su identificación, distinguimos entre diferentes formas de consumo… Pero, ¿qué hace al cannabis tan especial? ¿Qué composición esconde?

¡Vamos allá! Iremos descubriendo algunos de los secretos de su éxito… La planta de cannabis contiene más de 480 componentes naturales, de los que sólo 66 han sido clasificados como cannabinoides, químicos exclusivos de esta planta.

¿Sólo esto?

No, todavía hay más. La marihuana, además de cannabinoides, está formada por compuestos nitrogenados, aminoácidos, proteínas, glicoproteínas, enzimas, azúcares, hidrocarburos, alcoholes simples, aldehídos, cetonas, ácidos simples, ácidos grasos, ésteres simples, lactonas, esteroides, terpenos, fenoles no cannabinoides, flavonoides, vitaminas, pigmentos y otros elementos.

Cannabis terapéutico
Cannabis terapéutico

Cannabinoides: THC y CBD, pareja de ases 

Vamos a detenernos en los cannabinoides, conozcamos y comprendamos cómo actúan y en qué nos benefician. Podemos agrupar los cannabinoides en cuatro grupos diferenciados: los cannabinoides naturales (fitocannabinoides), los cannabinoides naturales endógenos (endocannabinoides), los cannabinoides de síntesis y los cannabinoides miméticos.

Por su importancia y sus efectos terapéuticos, vamos a detenernos en los fitocannabinoides, presentes en cantidades variables en función de las condiciones ambientales. Delta-9 tetrahidrocannabinol (THC) y cannabidiol (CBD) son los más conocidos, pero también encontraremos cannabigerol (CBG), canabicrómeno (CBC), cannabinol (CBN), cannabinodiol (CBDL), cannabiciclol (CBL), cannabielsoin (CBE), cannabitriol (CBT), etc.

Los diferentes fitocannabinoides poseen propiedades analgésicas para aliviar el dolor, aunque en este sentido el CBD es el más efectivo, seguido por el CBN, el CBG, el THCV, el THC y finalmente, el CBC. No obstante para determinadas dolencias como la migraña, el orden varía, y en este caso el cannabinoide más beneficioso sería el CBC, o el THCV si nos referimos a afecciones en el sistema nervioso.

En términos de efectos medibles sobre el cuerpo, y de la investigación sobre ellos, los dos principales cannabinoides son el THC (tetrahidrocannabinol) y el CBD (cannabidiol). La relación entre los dos principales cannabinoides explica en gran medida los diferentes efectos de las numerosas variedades, así como el gran abanico de patologías que pueden tratarse con cannabis medicinal.

Todavía no hay un consenso científico sobre esto pero en términos generales las variedades propias de los climas templados del norte del planeta suelen ser ricas en CBD, pero las genéticas cultivadas en climas más cálidos contienen más THC, generalmente. Una explicación posible apunta a que la cantidad de rayos UV y la alta temperatura de cultivo pueden impulsar la producción de THC. Por el contrario, una sutil diferencia de temperatura día/noche, una exposición moderada a los rayos UV y una duración del día más corta, ayudan a la producción de CBD.

Fitocannaboides imprescindibles

Tetrahidrocannabinol (THC): es el componente psicoactivo primario de la planta. Útil para aliviar el dolor porque es de efecto analgésico y además es neuroprotector. Imita la acción de la anandamida, un neurotransmisor producido de forma natural en el organismo. El THC produce el efecto eufórico psicoactivo asociado al cannabis a causa del enlace con el receptor CB1 del cerebro. La intensidad de este efecto depende de la cantidad de THC presente en la planta y de su relación con el CBD. Mejora las funciones sensoriales como la visión, el oído, la sensibilidad a los colores, aumenta la excitación sexual y altera la percepción espacio/tiempo. Favorece la curiosidad y la creatividad.

Cannabidiol (CBD): podría revertir algunos de los síntomas de pérdida de memoria en los animales*, efectos anti-inflamatorios y antioxidantes. Su potencial anti-cáncer, especialmente de mama, próstata y pulmón, ha sido confirmado por varios centros de investigación académica a nivel internacional. No se considera un psicoactivo y se cree que no afecta a la actividad llevada a cabo por el THC. Recientemente se han hallado evidencias que demuestran que los fumadores de cannabis con una alta proporción de CBD/THC poseen menos tendencia a sufrir los síntomas de la esquizofrenia.

Cannabicromeno (CBC): no es un psicoactivo y no influye en el efecto del THC. La investigación médica muestra que el CBC posee importantes efectos anti depresores, 10 veces más potentes que los del CBD. Favorece la relajación y mejora el efecto analgésico del THC, particularmente en dolores de cabeza. Posee también propiedades antiinflamatorias y antibióticas.

Cannabinol (CBN): producto primario de la degradación del THC y su contenido va aumentando según la cantidad de THC que se degrada y por la exposición a la luz y al aire. Es un psicoactivo leve. Puede provocar vértigo, desorientación y cansancio. La presencia del CBN junto al THC, reduce la ansiedad. Es analgésico, reduce los síntomas de la esclerosis lateral amiotrófica, antiinflamatorio, antiespasmódico, antioxidante e inmunosupresor.

Tetrahidrocannabivarina (THCV): es común en ciertas variedades de la planta de cannabis de Sudáfrica y del sudeste asiático. Es un antagonista del THC para los receptores de CB1 y CB2 y atenúa el efecto psicoactivo del THC. Aumenta la velocidad y la intensidad de los efectos del THC, aunque hace que sus efectos terminen más rápido.

El ratio THC/THCV determina el grado de estimulación del apetito: el THC aumenta, mientras que el THCV reduce el apetito y, como consecuencia, la cantidad de comida consumida. Es analgésico, antiepiléptico y eficaz en el tratamiento de diabetes de tipo 2.

Cannabigerol (CBG): Es un efecto precursor a la vez del THCA y del CBDA, y por eso se encuentra en cantidades bajas (<1%) en la planta cuando está presente. No es psicoactivo y en su forma ácida posee importantes propiedades antibióticas, tiene propiedades antitumorales y antimetastásicas, es analgésico y antiinflamatorio: reduce la inflamación. También es beneficioso para el tratamiento del glaucoma y la enfermedad de Crohn.

*Un equipo de Investigación de Neurociencia Australia está en las etapas iniciales de la investigación.

Cannabis-componentes
Noticia elaborada por Buddha Seeds con información de Alchimia, Wikipedia, SensiSeeds y artículos científicos de hemeroteca.

Un comentario sobre “Un viaje al interior de la marihuana

  1. Muy buen artículo compañeros.. este mundo es apasionante, nunca te acuestas sin saber algo nuevo.. Enhorabuena al escritor del artículo, muy fácil de asimilar. Gracias por compartir sabiduría.

Deja un comentario