Cómo secar tu marihuana y obtener una óptima calidad

Aprende a secar tu planta correctamente

El secado de marihuana comienza tras el manicurado y  constituye uno de los pasos más importantes en el proceso del cultivo, ya que de él dependerá que tus flores obtengan una excelente calidad. Y es que un mal secado puede echar a perder tus cogollos. Por eso conviene que sigas atento a nuestros consejos para que tus plantas conserven toda su potencia, aroma y sabor.  ¡Toma nota!

secado de marihuana
Cogollo de Kraken tras el secado

¿En qué consiste el secado de marihuana?

El secado de marihuana consiste en la eliminación de la humedad interna de las flores, para que el ácido tetrahidrocannabinoico (THCA) se convierta en tetrahidrocannabinol THC psicoactivo. El cannabis fresco contiene aproximadamente un 75% de agua, la cual necesita ser evaporada. Para deshacerse de este exceso de agua, los cogollos han de ser secados y curados lentamente.

Este proceso tiene una duración de entre una y tres semanas, dependiendo de la humedad, ventilación, clima y de si se seca la planta por partes o entera.

¿Cuál es la temperatura y humedad idónea?

En el proceso de secado de la marihuana no olvides prestar atención a la temperatura y humedad de la planta. La temperatura idónea está entre los 18º y 24º centígrados, y la humedad entre el 45% y 55%. De este modo, si secamos las plantas en un lugar muy húmedo, con un nivel superior al 70%, es muy probable que aparezca moho y/o hongos,  echando a perder la cosecha. Por el contrario, si la humedad es demasiado baja, el secado de marihuana será demasiado rápido afectando a su aroma y sabor, perdiendo su potencia también.

Busca un lugar oscuro y con ventilación

Asegúrate de que cuentas con un espacio que reúne las condiciones óptimas. Una de las formas más extendidas en el secado de marihuana es colgar las ramas boca abajo como si tendiéramos la ropa y separando bien las ramas para que reciban aire por todos lados. Evitaremos así que las ramas se toquen o estén muy juntas, ya que podría provocar la aparición de moho y/o hongos. Por eso, es fundamental que revises los cogollos diariamente. Precisamente para evitar estos problemas.

secado de marihuana

secado de marihuana

Coloca tu cosecha en una habitación sin luz, evitando el sol directo, ya que la luz degrada el THC.

Por otro lado, también es importante en el secado de marihuana contar con una buena ventilación. Te puedes ayudar de ventiladores, extractores y deshumificadores, así como aire acondicionado que controle tanto la humedad como la temperatura del armario o zona de cultivo. En cualquier caso, no dirijas ni los aparatos de aire acondicionado ni los ventiladores directamente a las plantas porque el secado no se realizará de manera uniforme.

Para asegurar un mayor control y efectividad puedes recurrir a secadores circulares de malla disponibles en growshops y/o tiendas especializadas

De igual modo, si optas por utilizar los  armarios de cultivo, el secado de marihuana es mucho más efectivo, ya que se realiza en condiciones controladas, eliminando el olor (intenso durante esta fase) gracias al filtro de carbono y el sistema de extracción de aire.

¿Cómo sabemos si la planta está ya seca?

Esta es la gran pregunta. Sabremos cuándo la planta de marihuana está seca y lista para su consumo cuando al doblar una rama, ésta se rompe emitiendo un “crunch” en lugar de doblarse. Recuerda: el objetivo no es secarla completamente, sino conservar un pequeño porcentaje de humedad. De este modo, la textura de la hierba será esponjosa y no estará reseca ni quebradiza y además será más rica en aromas y sabores, y sobretodo sacarle el máximo potencial a tu variedad de cannabis.

secado de marihuana
Producción total de calamity Jane tras el secado de marihuana.

Coméntanos tus experiencias al final de este post. ¡Seguro que resultan de gran utilidad a nuestra comunidad!

Fuentes de información:

guía de cultivo.com

alchimiaweb

 

 

Deja un comentario