Cómo hacer mantequilla de cannabis

La mantequilla de cannabis es la base para otras recetas cannábicas

Queremos enseñaros cómo hacer mantequilla de cannabis para que las recetas a base de marihuana os salgan de rechupete. Realmente preparar mantequilla de cannabis no requiere de experiencia culinaria ni de tiempo de elaboración. Únicamente debéis saber que el efecto psicoactivo por digerir cannabis es mayor que al consumirlo por combustión.

Remover la mezcla constantemente es clave

En los últimos años se han popularizado las recetas cannábicas, tanto de repostería como de vanguardia entre los jóvenes consumidores, ya sea por la influencia de los reallity televisivos o bien, porque se consolida esta forma de consumo saludable frente a los malos humos.

La mantequilla de cannabis es la base para la gran mayoría de las recetas cannábicas, pero también es posible conservarla en la nevera para su consumo directo o combinado con otros ingredientes. Primero debes saber lo que necesitas para elaborar la mantequilla de cannabis:

  • 250 gramos de mantequilla grasa
  • 500 ml de agua
  • 20 gr de cannabis (hojas, flores pequeñas o de menor potencia).

Cómo elaborar mantequilla de cannabis

El ingrediente base de cannabis pueden ser tanto hojas, flores pequeñas, impurezas o cogollos. Una vez que tenemos dispuestos los ingredientes en la cocina. Cortamos en dados la mantequilla para poder deshacerla cómodamente en el siguiente paso.

Primero ponemos a calentar suavemente un recipiente con agua, cuando empiece a hervir echaremos los 20gr de cannabis para eliminar la clorofila y los malos sabores. No os preocupéis que este proceso no elimina el THC. Removemos por un periodo de 20 minutos manteniendo el fuego suave.

Una vez transcurrido el tiempo, colaremos la mezcla para aprovechar la flor para el siguiente paso. Seleccionamos 500ml de agua y los añadimos a un nuevo recipiente y, con el fuego al mínimo deshacemos la mantequilla removiendo la mezcla suavemente. Una vez logrado que se deshaga vertemos la flor anteriormente limpiada. Removemos durante 30 minutos manteniendo el fuego al mínimo, sin dejar que llegue a hervir el agua. Cuando observéis que se genere una pasta más densa y verdosa apagáis el fuego.  

La mezcla final adquirirá está forma y aspecto

Ahora colaréis la mezcla sobre un nuevo reciente para asegurar que se eliminan trazas indeseadas, y se mantendrá a temperatura ambiente por un espacio de dos horas. Posteriormente hay que guardarlo en la nevera durante 24/48h, donde observarás que se genera una masa solida separada de una capa de agua. Seleccionamos nuestra mantequilla verdosa y tenemos lista ya la mantequilla de cannabis para consumir.

Si quieres comentar algún truco que apliques a tus recetas de cannabis, no lo dudes, anímate y deja tus comentarios en este post.

Debemos envolver bien en papel film la mantequilla


Deja un comentario