Cultivo orgánico cannabis

El cultivo orgánico de cannabis no es una práctica moderna. Este tipo de agricultura ecológica, que se vio afectada por el desarrollo de la industrialización, es milenaria.

Consiste en la no utilización de productos químicos, pesticidas y aceleradores, para darle paso a la alimentación orgánica, 100% natural. En muchas ocasiones desarrollados por el propio cultivador.

Cultivo orgánico de cannabis

Los experimentados que buscan de nuevos conocimientos o los noveles que comienzan en este cultivo con sus primeras siembras, pueden realizar el cultivo orgánico de cannabis. Es muy accesible su uso para cualquier tipo de cultivador.


Beneficios del cultivo orgánico de cannabis

Los principales beneficios del cultivo orgánico de cannabis son los siguientes:

•Obtendrán resistencia tus plantas frente a plagas y enfermedades.

Floración sana y probablemente más abundante por no verse afectadas por carencias y/o excesos.

•La cosecha de un cultivo orgánico de cannabis es mucho más saludable para el consumo en cualquiera de sus usos: medicinal, terapéutico, paliativo/recreativo, lúdico, espiritual. 

•Al no utilizar en el cultivo productos químicos o pesticidas por ejemplo, ayudas al medioambiente en favor de la agricultura ecológica.

•El cultivo orgánico supone un ahorro de dinero. Reduce notablemente la inversión económica para los cuidados de tus cultivos. Por ejemplo, en tu hogar puedes crear compost y otros sustratos con elementos que tienes más a mano de lo que crees ahora mismo.

Si por cuestiones personales no puedes elaborar todo lo que precisa la planta, hoy en día existen tiendas especializadas en venta de productos 100% orgánicos.


Consejos antes de empezar con el cultivo orgánico de cannabis

•Acondicionar el terreno o las macetas destinadas al cultivo.

•Adquiere sustratos naturales.

•Compra fertilizantes naturales.

•Abonos para enraizar, para la fase de crecimiento y para la de floración.

•Potenciador de sabores para floración.

•Control de plagas y/u hongos.

Cómo acondicionar el terreno para el cultivo orgánico de cannabis

Acondicionar el terreno donde vas a desarrollar tu cultivo orgánico de marihuana es el primer paso. Si se trata de un cultivo en tierra madre o pachamama, es importante elegir una zona que en la que no se haya cultivado recientemente para aprovechar al máximo la agricultura ecológica.

Cultivo orgánico de cannabis. Preparar el suelo para el cultivo es fundamental.
Cultivo orgánico de cannabis

Una vez escogido el lugar, habrá que remover el suelo con una pala e incorporarle sustratos naturales como por ejemplo turba/fibra de coco, y artificiales como perlita/vermiculita. También puedes añadirles algunos fertilizantes naturales como humus, compost y guanos etc…

Fertilizantes naturales para cultivo orgánico

Los fertilizantes naturales como el humus de lombriz y el compost lo puedes elaborar tu mismo. De lo contrario conseguirás los materiales necesarios en tu growshop o vivero.

El cultivo orgánico de cannabis no es solo tirar la semilla y confiar en el poder de la naturaleza. Por eso, es conveniente seguir estos pasos, empezando un mes antes a la siembra para mejorar la superficie donde se desarrollarán las plantas de marihuana.

El cultivo orgánico en macetas empieza por la higiene de éstas en primer lugar. Hay que limpiarlas con agua y unas gotas de lavandina (otros productos también), para desinfectarlas de posibles patógenos. Tras acondicionarlas, deberás elegir qué mezcla de sustratos y fertilizantes naturales quieres tener para las plantas.

Cómo preparar una mezcla de sustrato

Hay diferentes maneras de preparar una mezcla de sustrato para el cultivo orgánico de marihuana.

Una relación básica usada por muchos cultivadores orgánicos, es la siguiente: 40 % de compost, 20% de humus de lombriz, 20% de turba y/o fibra de coco, 10% de perlita y 10% de vermiculita. Esto funciona muy bien para las plantas en periodo vegetativo.

En floración es importante reducir el porcentaje de compost en un 20%, luego añadir 10% más de humus de lombriz, y el 10 % restante entre guano de murciélago y/o estiércol.

Sustratos y fertilizantes naturales o artificiales

En el cultivo orgánico de marihuana podemos usar sustratos naturales y artificiales. Los sustratos naturales son; turba negra y turbia rubia, fibra de coco, arena, grava, y tierra volcánica. Y los sustratos artificiales; perlita, vermiculita, lana de roca, y arcilla expandida.

Los fertilizantes naturales que vamos a detallar a continuación pueden complementarse con los sustratos anteriormente mencionados.

Tenemos que promover con el uso de estos fertilizantes la base principal de alimentación de la planta, que a su vez regenera la actividad microbiana y orgánica del propio suelo.

Entre los fertilizantes naturales podemos escoger compost orgánico, humus de lombriz o estiércol. También guanos como el de murciélago y el de aves marinas.

Una vez que tengas escogido los materiales para el cultivo y preparado el medio (maceta/tierra madre) dónde vas a cultivar. Lo siguiente es empezar con la germinación de las semillas de cannabis que llenarán tu jardín de ese color tan especial

Abonos orgánicos para las raíces

En el mercado podemos encontrar hoy en día infinitos productos para mantener saludables a las plantas durante todo el ciclo de cultivo.

Empezaremos por cómo estimular el sistema radicular de nuestras plantas, es clave el uso de enraizadores orgánicos como por ejemplo: los brotes de alfalfa o lentejas, poseedores de auxinas (hormonas que participan durante todo el ciclo de vida de las plantas).

¿Cómo se prepara un enraizante orgánico para el cannabis?

Vamos a contaros varios ejemplos de cómo preparar un enraizante orgánico para estimular las raíces de las plantas.

Empezaremos con la opción de aprovechar el beneficio de las lentejas para la agricultura ecológica. Hay que dejarlas en primer lugar 24 horas a remojo (1 taza de lentejas por cada 4 tazas de agua). Posteriormente se cuela el agua, y nuevamente dejaremos las lentejas en el recipiente sin agua y se las tapa con una tela o cualquier elemento para mantener la humedad.

Lentejas para el cultivo orgánico de cannabis

Al cuarto día, de las lentejas habrán surgido brotes de al menos 1 cm y es cuando tendrás que triturarlas. Una vez hecho, habrá que colar el líquido para separarlo de la materia vegetal. Cuando vayas a empezar con los riegos, es conveniente usar 1 parte del enraizante orgánico por 10 de agua.

Este preparado natural es muy beneficioso para las raíces y para toda la fase de crecimiento. También se pueden adquirir o preparar diversos abonos para la primera fase de tu cultivo orgánico de marihuana. Los nutrientes básicos para el cannabis y la mayoría de plantas son NPK (Nitrógeno- Fósforo-Potasio).

Además de estos tres macroelementos, la planta de cannabis necesita -en menor cantidad- otros tres nutrientes secundarios: calcio, azufre y magnesio. Y otro poco de algunos microelementos como hierro, magnesio, zinc, boro, cobre, cloro y cobalto.

Maneras de uso en riego para el cultivo orgánico

No hay una fórmula exacta de uso en la agricultura ecológica ya que cada variedad requiere y absorbe los nutrientes de una forma distinta.

En la fase vegetativa se deben utilizar productos o preparados en los que predomine el nitrógeno, mientras que en la fase de floración las plantas necesitarán abonos que sean proporcionalmente mayores en fósforo y potasio que en nitrógeno.

A continuación os mencionamos algunos abonos naturales que contienen altos niveles de nitrógeno, fósforo y potasio.

Cultivo orgánico de cannabis

Té de compost o humus de lombriz, purines de banana/remolacha/albahaca, lixiviado de lombriz o de compost. Los granos o posos de café, la ceniza de madera, cáscaras de huevo molida, guanos de aves marinas y murciélago, espirulina, levadura de cerveza, melaza de caña.

Todas las opciones son idóneas para desarrollar y combatir carencias de nutrientes en el periodo vegetativo y/o en la etapa de floración de tu cultivo orgánico de marihuana.

Varios de los abonos recomendados se pueden preparar en casa, mientras otros es necesario comprarlos en tienda.

¿Cómo se hace un purín?

Hacer purín para el cultivo orgánico de cannabis

Una vez cortado el material vegetal a utilizar, hay que cubrirlo con agua (preferentemente de lluvia) dentro de un recipiente y remover la mezcla. Posteriormente, taparlo con una tela, remover a diario por espacio de algunos minutos. Lo ideal es repetir este proceso durante dos semanas. Una vez transcurridas esas dos semanas hay que colar el material vegetal, diluir a razón de 1 taza de purín por 4 tazas de agua y posterioemente aplicar en riego.

¿Cómo hacer un té de humus de lombriz o compost?

Empezaremos a razón de 1 taza de humus o de compost, la introduciremos por ejemplo dentro de una media o envuelta en una tela, para que luego la sumergamos en agua (4 tazas de agua) durante 24 horas. Posteriormente, se quita la tela con el material introducido, y se diluye a razón de 1 taza de te por 3 de agua.

Potenciar el sabor de las flores con abonos orgánicos

Para potenciar el sabor de tus cogollos con abonos orgánicos debes tener en mente una serie de productos que benefician a las flores durante esta fase. Los más adecuados son la melaza de caña, la miel, la ceniza, los tés de banana, la albahaca, la remolacha. Todos estos se pueden conseguir en tu growshop más cercano, o viveros y herboristería.

Preventivos orgánicos

En el mercado del cannabis existen diferentes productos para el control de plagas y hongos en tu cultivo orgánico. También se pueden crear diferentes preparados que además de ahorrar dinero son efectivos como fungicida e insecticida y contribuyen en la alimentación de las plantas. Estos son algunos ejemplos: ortiga, cola de caballo, ajo, bicarbonato de sodio, jabón blanco de lagarto.

Otra gran ayuda para el control de plagas y hongos orgánicamente son las plantas que puedes asociar a la agricultura ecológica. Por ejemplo las aromáticas como albahaca, cilantro, lavanda, orégano,  perejil, romero, tomillo, salvia, menta, manzanilla, melisa, ajo. 


Deja un comentario