Errores en el cultivo de cannabis: fase de floración

Los errores más comunes que no debes cometer en tu cultivo

Os explicamos a continuación los 5 errores que más veces se repiten en el cultivo de cannabis durante la fase de floración.

Los errores en el cultivo no sólo los realizan los cultivadores principiantes, también les pasa a los más experimentados por despistes o exceso de confianza durante el cultivo. Por tanto, presta atención a la selección de errores que se repiten con mayor frecuencia entre los cultivadores durante la floración tras conocer los errores que repiten en el crecimiento. Esta fase es clave, ya que la cosecha final está en juego.

Los 5 errores más comunes en el cultivo de cannabis durante la fase de floración

Podas y trasplantes en floración

Cuando entramos en la fase de floración (tanto en plantas autoflorecientes como fotodependientes) no es recomendable realizar ninguna poda ni trasplante. Si realizamos alguna de las técnicas anteriores, lo único que provocaremos es estrés a las plantas. El estrés paralizará el desarrollo y la floración de las plantas durante unos días. Afectando a su posterior producción final.

Es conveniente que recuerdes que el último trasplante debe realizarse antes de pasar a las plantas a floración. Antes de hacer el cambio a floración en cultivos de indoor, dejaremos unos días para que desarrolle las raíces en la nueva maceta. Mientras, en cultivos de exterior según la genética, el trasplante podrá ser desde mediados del mes de julio hasta mediados del mes de agosto.  En plantas autoflorecientes no hay que hacer trasplantes.

En vez de realizar podas durante la fase de floración, si se pueden optar por técnicas de cultivo: técnica LST (Low Stress Training). El LST se basa en ir atando las ramas con una pequeña cuerda y tensarlas hacia abajo poco a poco. De esta forma, se paraliza el crecimiento apical de la planta y empiezan a ganar mayor desarrollo las ramas laterales.

Control del pH

Otro error que se repite entre los que empiezan a cultivar es no controlar el pH del agua de riego en la fase de floración. Es necesario medir el pH durante todo el cultivo si queremos que las plantas sean capaces de asimilar los nutrientes (mediante fertilizantes) que le vamos aportando durante todo el cultivo. Siendo muy importantes los macronutrientes: Fósforo y Potasio.  

Por ello, si queremos obtener excelentes cosechas es necesario controlar el PH y la EC en los cultivos de cannabis. De este modo sortearás el error más común durante la fase de floración.

Como referencia para cultivos en tierra podemos seguir la siguiente guía en las tres fases de cultivo:

Germinación: pH=5,8

Crecimiento: pH=6

Floración:

  • 1º riego: pH=6.1
  • 2º riego: pH=6,2
  • 3º riego: pH=6,3
  • 4º riego: pH=6,4
  • 5º riego: pH=6,5

Desde el quinto riego mantenemos el pH en 6,5 hasta el final del cultivo. De esta forma habrá disponibilidad en todo momento de nutrientes para las plantas. Lo ideal es disponer de un medidor digital, son los más cómodos y fiables del mercado.

Acercar demasiado el foco

Otro de los errores habituales en el cultivo de cannabis en la fase de floración es el de acercar el foco más de lo debido a las puntas de las plantas. Si no se respeta un margen de distancia entre el foco y la punta de la planta, puede provocar quemaduras a las hojas de las plantas. La temperatura en la punta de las plantas nunca debería sobrepasar los 28ºC. Por lo contrario, si hay mucho margen entre el foco y la planta, se espigarán debido a que no reciben los suficientes lúmenes.

La punta de la planta está muy cerca del foco de sodio.

Es necesario encontrar un punto de equilibrio entre la temperatura y la distancia del foco. Dependiendo el tipo de iluminación lo podrás acercar a más o menos distancia. Por ejemplo, aquí puedes ver nuestro video consejo sobre la distancia adecuada para cultivos con focos LED.

No respetar la fase de oscuridad

Este punto sucede tanto en cultivos de interior como en cultivos de exterior. Las plantas deben tener 12 horas de total oscuridad durante toda la fase de floración. Por ejemplo, en cultivos de interior con el foco apagado nunca debemos encender ninguna luz de la zona de cultivo, excepto que no sea la “GreenLight”. Esta práctica también es un error muy común en el cultivo de cannabis fotodependiente durante la fase de floración, sobre todo entre cultivadores principiantes que desconocen las graves consecuencias. Con las plantas autoflorecientes de cannabis no hay que preocuparse en este aspecto de que reciban contaminación lumínica.

Si las plantas reciben contaminación lumínica durante su periodo de oscuridad, ya sea en cultivos de interior y/o en cultivos de exterior, como consecuencias las plantas se estresan y pueden revegetar (volver a la fase de crecimiento). Al igual, este factor puede provocar hermafroditismo en algún ejemplar. Mientras, en cultivos de exterior hay que prestar atención si la planta recibe luz por ejemplo de farolas. Recordad: ¡NO hay que encender la luz en la fase de oscuridad!

Lo ideal para evitar la contaminación lumínica en el cultivo de interior es usar armarios de cultivo. Destacan los armarios de cultivo por ser totalmente estancos y opacos, no permiten el paso de luz. Recuerda en establecer rutinas de trabajo cuando los focos estén encendidos.

Cosechar antes de tiempo ¡Sed pacientes!

Otro de los errores en el cultivo de cannabis durante la fase de floración del que más nos podemos arrepentir es ser impacientes con el momento de cuándo cosechar. Para recolectar nuestras flores para su consumo es necesario observar el color de maduración de los tricomas. Es necesario usar una lupa o un microscopio de mano. No es válido la regla del 70% de los pistilos marrones, ya que hay variedades sativas puras que se cosechan con los pistilos totalmente blancos.

Cosechar según color de los tricomas:

Os dejamos a continuación una serie de aspectos para diferenciar entre los distintos estados de maduración que muestran los tricomas en la fase de floración.

  • Transparentes: En este momento los tricomas se encuentran inmaduros, aún están en fase de desarrollo. Es demasiado pronto para cosechar.
  • Blanco lechoso: Momento idóneo, según gustos, de cosecha. Cuando los tricomas tienen el color de la lecha es cuando el THC se encuentra en su punto más álgido. La mayoría de los tricomas están blancos menos un pequeño porcentaje que muestran un color ambar. También hay otro pequeño porcentaje de tricomas que muestran una apariencia trasparente.
  • Ámbar: Se produce una degradación del THC, por lo consiguiente estaríamos perdiendo la propiedad psicodélica de la planta. Mostrando un efecto narcótico. Opción que toman muy en cuenta consumidores que quieren conciliar el sueño.

Por ello, dependiendo en la fase de maduración de los tricomas en la que cosechemos, variarán los efectos, desde estados más psicodélicos hasta estados más narcóticos.

Estos son los errores habituales en el cultivo de cannabis durante la fase de floración, pero no los únicos. Es necesario que dediquemos un tiempo a nuestros cultivos para entender el ciclo de vida de las plantas y de sus necesidades.

Si tenéis alguna duda nos podéis dejar un comentario en el blog o en nuestras redes sociales de Buddha Seeds ¡Estamos encantados de ayudaros!

Deja un comentario