Estados Unidos: Ética, inversión y cannabis

La industria del cannabis en el punto de mira

La semana pasada, la firma de capital riesgo dirigida por Peter Thiel -cofundador de PayPal y uno de los primeros accionistas en Facebook , SpaceX y Spotify- se convirtió en el principal actor de la inversión en cannabis con el desembolso de millones de dólares para una empresa del sector.

La inversión en una firma llamada Privateer Holdings – que posee Leafly, una base de datos en línea de información de la marihuana, y la marca de cannabis Marley Natural, el nombre de Bob Marley – fue anunciada como un hecho decisivo para la incipiente industria del cannabis en EEUU. Una noticia que vino acompañada de titulares positivos como el de Los Angeles Times: “firma de capital de riesgo da industria de la marihuana una inyección de credibilidad”. En Silicon Valley en cambio el acuerdo fue recibido como una inversión perturbadora, que anuncia un cambio de rumbo irreversible.

Pero la inyección de dinero de capital de riesgo en la industria del cannabis tiene implicaciones más allá de lo económico. Por poner un ejemplo, los fondos de pensiones públicas o las fundaciones universitarias están renunciando cada vez más a invertir su dinero en lo que ellos denominan ‘industrias pecado’ y se centran en un tipo de inversión ‘socialmente responsable’, según sus palabras. Está todavía por ver si la marihuana entra para ellos en este espectro.  Si tenemos en cuenta los beneficios del cannabis para aliviar ciertas dolencias, se deberá situar cerca de la industria del cuidado de la salud, pero también hay quién considera que debe ser agrupada en la misma categoría que los cigarrillos, el alcohol, el juego, las armas o, en algunos sectores como los combustibles fósiles y refrescos azucarados.

Inversión y cannabis
Marca Marley Natural, en honor a Bob Marley

Inversión y ‘responsabilidad social’

El resultado de está clasificación tendrá profundas implicaciones para el futuro de la industria de la marihuana y la participación de las fuentes tradicionales de capital: capital riesgo, capital privado y de Wall Street.

Grandes inversores como la familia Rockefeller ya están dando forma a sus inversiones en función de su visión del mundo, comprometiéndose a despojarse de los activos en combustibles fósiles, por ejemplo. La semana pasada, 300 miembros de la facultad en la Universidad de Stanford – que al parecer es un inversionista en Founders Fund del Sr. Thiel – enviaron una carta a Thiel pidiendo que se desprendiese de sus inversiones en combustibles fósiles.

Cerberus Capital Management, la firma de capital privado, ha estado tratando de vender el Grupo Libertad, el mayor fabricante estadounidense de armas de fuego y municiones. Cerberus se vio presionada por algunos de sus inversores de fondos de pensiones después de la masacre de 2012 en una escuela primaria en Newtown, Connecticut, que se llevó a cabo con un rifle semiautomático Bushmaster fabricado por Libertad.

Según Kiplinger, alrededor de 490 fondos que cotizan en bolsa tienen algún tipo de misión social (como el Fondo de Equidad Social Choice TIAA-CREF) que representa más de $ 569 mil millones.

Por tanto, ¿cómo considerarán el cannabis? ¿Socialmente responsable o éticamente objetable?

El vacío de los bancos

Los bancos más grandes de EEUU, como JPMorgan Chase y Bank of America, se han negado hasta la fecha a permitir que las empresas de marihuana establezcan allí sus cuentas. Incluso los bancos locales más pequeños se han negado a prestar servicios a la industria del cannabis.

Inversión y cannabis
Inversión y cannabis

Geoff Lewis, socio del Sr. Thiel, ha declarado al respecto que la industria de la marihuana se ha malinterpretado: “Si pensara que es una industria pecado no habría hecho la inversión: el cannabis tiene beneficios reales para la salud cuando utiliza con las indicaciones correctas y la consideración del cannabis como ‘droga de entrada a sustancias más peligrosas’ es falsa”. Lewis también ha afirmado que “la ciencia no ha logrado convencerme de que exista un problema de adicción al cannabis, que es menos adictivo que la cafeína de acuerdo a numerosos estudios”.

Sobre el potencial impacto social del apoyo a la legalización de la marihuana. también se pronunció: “la posesión de cannabis contribuye notablemente al hacinamiento en las cárceles, que considero un problema social importante”. La profesionalización del sector y el surgimiento de marcas en las que los consumidores puedan confiar, constituyen una puerta abierta para el fin de la prohibición, algo que tuvieron en cuenta a la hora de invertir. “Desde luego , estoy convencido de que la marihuana no es socialmente irresponsable”, concluye.

Lewis no está solo en su tesis. Las empresas de este sector recaudaron $ 104 millones en 59 ofertas el año pasado, según CB Insights, una firma de investigación y monitorización.

Los inversores pueden acceder a la industria a través del mercado público de valores, la compra en pequeños productores y empresas que hacen artículos para el cultivo y distribución. Incluso hay un índice de marihuana de valores, Índice Marihuana MJIC, que rastrea las empresas que participan y están relacionadas con el negocio.

Según Lewis, “hasta que la industria de la marihuana puede convertirse finalmente en un sector sostenible rentable, las posibilidades de que los grandes inversores salten en masa no se multiplicarán hasta la legalización plena del uso recreativo en los EE.UU.”.

Mientras, las preguntas sobre si la industria del cannabis es ‘pecaminosa’ o ‘virtuosa’ y las consecuencias de esto sobre la inversión seguirán en el imaginario de muchos…


Fuente: Andrew Ross, DealBook.
Redacción y traducción: Buddha Seeds.

Deja un comentario