Cultivo ecológico (I)

Reflexiones sobre el cultivo eco de marihuana 

Los inicios

Os he hablado de un viaje que acabó en desastre, encallados en un arrecife cercano a una isla de las Mauricio. Allí probé por vez primera la Hierba del Índico. Aún me gusta, busco su ascendencia en las muchas variedades de los diversos bancos que cultivo. Aunque tengo mis variedades preferidas, todavía sigo buscando los sabores de la hierba que fumé por aquella época: la White Shark, la Malawi Gold (tan marchosa), la Black (curada y fermentada en las hojas de las mazorcas de maíz, no veáis como os deja) que compré durante ese mismo viaje en el puerto de Beira, en Mozambique… Una vieja historia.

White Dwarf
White Dwarf

Siempre os he dicho que soy un firme defensor del cultivo ecológico de la marihuana. Creo, más bien sé, que con humus, algas, guano de ave marina y un buen sustrato se pueden conseguir cosechas muy productivas mediante esta forma de cultivo 100% orgánico y barato. Y por supuesto, también soy partidario de aprovechar todo aquello que la naturaleza, la Madre Tierra, nos ofrece para cuidar nuestros cultivos ‘eco’.

El cultivo ecológico es apasionante, e igual que he comenzado a contaros mi travesía por el Verde mundo de María, os comenzaré a hablar de él desde el principio.

La principal máxima del cultivo ecológico es alimentar nuestro suelo, léase sustrato, para que éste a su vez alimente a nuestras plantas, evitándonos estar todo el día aportando nutrientes al sustrato para alimentarlas, que es el método de abonado tradicional, bien con abonado químico, mineral, bio-mineral o bioeco… Por tanto, la base para conseguir una buena cosecha es utilizar un buen sustrato. Existen muchos en el mercado, todos eco y buenos, he utilizado todos: de Top Crop el Heavy Mix; All Mix de BioBiz; Canna… Yo uso los míos, reciclados de Top Crop, que para mí es el mejor en calidad y precio. Pero si lo hacemos nosotros, mezclando los diversos componentes y añadiéndolo unos pocos aportes conseguiremos uno si no superior, igual que los comerciales, y por supuesto, mucho más barato.

Pero antes permitirme unas reflexiones…

¿Qué es el cultivo ecológico?

La agricultura ecológica es un sistema para cultivar basada en la utilización óptima de los recursos naturales, sin emplear productos químicos de síntesis, ni para abonar ni para combatir las plagas, logrando de esta forma obtener resultados orgánicos a la vez que se conserva la fertilidad de la tierra y se respeta el medio ambiente. Esta es la definición básica, y lo más importante, ha de estar en función de la adaptación al medio.

Por lo tanto, para nosotros que cultivamos en interior, el cultivo ecológico es en realidad el intento de crear un ecosistema cerrado, que haga que seamos autosuficientes. Intentar crear nuestro propio ecosistema, potenciando un equilibrio natural. Se trata ni más ni menos de intentar conseguir que nuestras plantas se desarrollen en nuestro cuarto de cultivo como en la propia Naturaleza. Y de reciclar.

Yo todos los sustratos una vez utilizados, los amontono, tengo la suerte de contar con un terreno, dónde los dejo compostar durante dos años. También le añado los restos de las plantas, hojas y tallos triturados. Pasado ese tiempo lo vuelvo a utilizar con óptimos resultados. Hace ya mucho tiempo que no me gasto un euro en sustratos.

Sigo con mis reflexiones…

Nosotros cultivamos nuestras plantas con esmero, las cuidamos y observamos desde que nacen los pecíolos hasta que las cosechamos. Día tras día comprobamos su estado, corrigiendo cualquier deficiencia. Las giramos cada cierto tiempo, para que reciban la cantidad ideal de luz por todas partes y, lo que es más importante, anotamos cada paso que damos, cantidad de abono, estado de la planta, etc. Eso, no lo olvidéis porque si son datos importantes, nos servirán como libro de consulta más adelante. Si además, somos concienzudos y anotamos el nº de lote de las semillas que plantamos, por sí dan algún problema comunicárselo al grow donde las compramos o al banco productor de las mismas. Aunque creáis lo contrario, los bancos os atenderán, y tomarán buena nota de vuestro problema. Sí está en su mano, os lo solucionará seguro.

Aprendemos cosecha tras cosecha, y logramos mejores resultados cada vez que cosechamos…

Durante mi estancia en Irlanda asistí a varias ferias locales de flores, rosales sobre todo. Y allí estaban orgullosos los cultivadores junto a sus plantas. Ahora me viene a la mente una idea, lo mismo que otros cultivan rosales y van a Ferias o exposiciones, donde las exhiben, nosotros hacemos lo propio y compartimos nuestros logros con los demás en nuestras propias exposiciones, como hacen los aficionados de cualquier otra disciplina. ¿Os imagináis que pudiéramos exhibir nuestras plantas en una feria anual? Sé que sería difícil dado la legislación vigente, pero sería glorioso. Me dejo de sueños, y sigo con el tema…

Dando un paso más, fabricar nuestros propios abonos ecológicos nos proporcionará, además de un nuevo aliciente en nuestra mutua afición, muchas satisfacciones. El sustrato que vamos a hacer se compone básicamente de tres elementos, turba rubia y negra, fibra de coco y humus. También le añadiremos algún aporte extra, poca cosa y barata.

Continúa en la segunda entrega…

Por Adryc Manëllson. @Apez140

 

Deja un comentario