Argentina, más cerca de regular la industria del cannabis medicinal y el cáñamo

El Gobierno argentino presentó un proyecto de ley, donde apuestan por liderar la producción e investigación del cannabis

Argentina apuesta fuerte por la industria del cannabis: El Gobierno presentó esta primera semana de junio de 2021 el proyecto de ley que fija un marco regulatorio para el desarrollo de la industria del cannabis medicinal y el cáñamo en Argentina. En la jornada de presentación de Proyecto de Ley participaron legisladores, diputados, intendentes, consejeros, académicos y referentes del sector cannábico.

El Gobierno argentino proyecta un potencial económico para el año 2025

  • 10.000 nuevos empleos
  • 500 millones de dólares anuales en ventas al mercado interno
  • 50 millones de dólares anuales en exportación.
Otros impactos positivos esperados:
  • Derecho a la salud: Oferta de cannabis medicinal nacional. Garantizar un mejor acceso a la salud.
  • Empleo: Creación de empleos de calidad.
  • Desarrollo federal: Oportunidades de desarrollo productivo en todo el país Reconversión del sector tabacalero.
  • Desarrollo de proveedores: Agro 4.0, equipamiento tecnológico, fitosanitarios, et
  • Exportaciones: Generación de divisas vía ventas al exterior
  • Derivados productivos: Cannabis medicinal (farma, fitoterapéutica) y Cáñamo industrial (textiles, papel, cosmética, materiales para la construcción, etc.)
  • Conocimiento: Actividades intensivas en I+D vinculadas a la cadena (ej. genética).
Principales objetivos productivos en Cannabis Medicinal:
  • Desarrollar integralmente la cadena del cannabis de uso medicinal y fisioterapéutico mediante la creación del marco regulatorio para que puedan realizarse inversiones públicas y privadas en todos los eslabones productivos.
  • Regularizar los proyectos existentes.
  • Este proyecto de ley viene a complementar la legislación actual 27.350, no a reemplazarla.
Principales objetivos productivos en Cáñamo industrial:
  • Permitir el desarrollo de la industria del cáñamo, que es una variedad específica con baja concentración de THC (no es psicoactivo).
  • Impulsar su uso como insumo para varios sectores productivos: fibras textiles, ropa y calzado, cosméticos, materiales para construcción, papel, etc.
  • Legalizar su producción, excluyéndolo del listado de estupefacientes (fue incluido en 1977).
  • Se incluye el cáñamo en la ley porque es necesario regular y controlar la actividad para evitar que en los cultivares de cáñamo se oculten cultivos ilegales de cannabis psicoactivo (criterio similar al del Reglamento UE No 1307/2013, apartado 28).

Otro de los aspectos importantes del proyecto es la creación de la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y del Cannabis Medicinal (ARICCAME).

¿Qué funciones tendrá?

Regular, administrar y fiscalizar toda la cadena productiva del cannabis y cáñamo. También será la encargada de otorgar y administrar autorizaciones para producción, comercialización interna y exportaciones, y coordinar acciones con organismos reguladores para el desarrollo del sector.

¿Quiénes estarán a cargo?

El mando principal comenzará en el Ministerio de Desarrollo Productivo, quien elegirá al Director/a encargado del programa. A su vez, estarán implicados al Ministerio de Salud, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación y por último, el Ministerio de Seguridad.

¿Cómo serán las autorizaciones?

Los productores y comercializadores deberán obtener la autorización de la ARICCAME como requisito excluyente para realizar su actividad.

Se establecen preferencias para:

  • Cooperativas y PyMES agropecuarias
  • Desarrollo de economías regionales
  • Perspectiva de género y diversidades
  • Habrá políticas activas de financiamiento para PyMES y cooperativas por parte del Ministerio de Desarrollo Productivo
  • Se realizará un acompañamiento especial a organizaciones de la sociedad civil (ej. ONGs) para su adecuación gradual al marco regulatorio
  • Se otorgarán autorizaciones más flexibles para el cáñamo y derivados
Seguridad, fiscalización y trazabilidad

Se establece un estricto sistema de seguimiento, control y régimen sancionatorio para los tenedores de autorizaciones.

El objetivo es garantizar las buenas prácticas agropecuarias y manufactureras, la máxima calidad del producto y evitar el desvío a la cadena informal.

Habrá una fuerte y temprana articulación con reguladores financieros (ej. BCRA, CNV, UIF) en pos de minimizar las restricciones de acceso al financiamiento, una de las principales limitaciones al crecimiento relevadas a nivel internacional.

Aspectos sobre los que no legisla
  • Aprobaciones para uso médico: es una competencia de ANMAT.
  • Sobre autocultivo: seguirá siendo regulado por la Ley 27.350 y sus decretos reglamentarios.
  • No legisla sobre cannabis para uso recreacional.
Proceso de redacción del proyecto

Para la redacción del proyecto, el equipo del ministro Kulfas comenzó con estudios dentro del Consejo para el Cambio Estructural del Ministerio de Desarrollo Productivo. Y se publicó el documento de trabajo: “La cadena de valor del cannabis. Situación y tendencias internacionales, y oportunidades para la Argentina” por Andrés López (IIEP-UBA)

Además, se revisó la legislación y experiencia internacional reciente y se incluyeron aprendizajes de países de la región, como la penalización a los productores que obtengan licencias con fines especulativos y no productivos, lo que sucedió en Colombia.

También se realizaron rondas de consulta con especialistas locales e internacionales en cannabis y cáñamo

Vale destacar que el equipo del ministro de Desarrollo Productivo trabajó conjuntamente con:

  • Diputados/as y Senadores/as.
  • Organizaciones de la sociedad civil y cooperativas.
  • La Red de Cannabis y sus Usos Medicinales (RACME).
  • Gobiernos provinciales y municipales y sus empresas públicas.
  • Organismos y Ministerios nacionales competentes.
  • Emprendimientos privados y PyMES.

“Ser líder regional”

Ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas

Tras la presentación en el Museo del Bicentenario, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, habló de este avance histórico para el país:

“Esta es la gran oportunidad que tiene Argentina para ser líder regional, por sus capacidades agropecuarias e industriales y su entramado científico-productivo”, comentó Kulfas.

¿Qué posee Argentina para ser líder regional?
  • Liderazgo global en producción agropecuaria
  • Una red de investigación científica constituida en torno al cannabis (RACME – CONICET)
  • Una institucionalidad tecnoproductiva (INTA / INTI)
  • Un entramado de laboratorios públicos y privados
  • Experiencias de organizaciones de la sociedad civil
  • Un incipiente desarrollo de proveedores
  • Numerosas iniciativas en provincias (22) y municipales (80).

El ministro Kulfas habló de la proyección en puestos de trabajo a mediano plazo: “El mercado de cannabis medicinal y cáñamo industrial crece exponencialmente a nivel global, es una nueva fuente de empleo de calidad y desarrollo productivo. Es una actividad que con el desarrollo que estamos previendo puede generar 10 mil nuevos empleos; 500 millones de dólares en ventas al mercado interno al año y 50 millones de dólares de exportaciones al año. Sería un escenario de inicio con fuerte impacto económico federal”.

¿Qué busca el proyecto?

“Ordenar no solo el desarrollo productivo del sector sino también garantizar el derecho a la Salud, el acceso al cannabis medicinal, de calidad y trazable. También expresa un consenso y expresa la decisión de una sociedad que quiere avanzar en este desarrollo productivo tan importante, que incorpora a los científicos, a los productores, a los trabajadores y trabajadoras del país”, explicó Kulfas.

En los próximos días habrá una devolución sobre la propuesta y posteriormente, el proyecto entrará al Congreso.

El cannabis recreativo sigue perseguido

Argentina ya estableció en 2017 un marco regulatorio para la investigación y el uso terapéutico del cannabis, con la reciente reglamentación que permite el autocultivo,el cultivo solidario y en red, la venta en farmacias. Y ahora, este proyecto de ley que impulsa directamente la industria del cannabis medicinal y el cáñamo.

¿Y el uso recreativo? Por ahora, no forma parte de la discusión. Los usuarios y cultivadores argentinos continúan siendo perseguidos, allanados y criminalizados por la ley de estupefacientes 23737. Pero hay aires de cambios en la Argentina.

Todos estos avances históricos que se fueron dando, sumados a la lucha incondicional de las agrupaciones cannábicas y organizaciones no gubernamentales de derechos humanos, indican que la próxima discusión que se dará la Argentina será una ley integral de cannabis.

Deja una respuesta