Cuándo regar la planta de marihuana

Presta especial atención al sustrato

Saber cuándo regar las plantas de marihuana es uno de los dilemas a los que se enfrenta la mayoría de los cultivadores principiantes. Si se abusa de la cantidad de agua o por el contrario hay carencias en el riego, la planta puede notar las consecuencias. Aunque la planta de cannabis es muy resistente, necesita una especial atención en la fase previa a la floración por su posible desprotección frente a inconvenientes naturales.

Riego de plantas de cannabis
Riego de plantas de cannabis

El error que más se comete entre todos los noveles es el exceso de agua, trayendo consigo enfermedades a la planta como la pudrición en la raíz, dificultando la asimilación de los nutrientes. Además surgen mohos como el famoso ‘botrytis’ al igual que la expansiva enfermedad del oídio. Todas estas enfermedades resultan auténticos quebraderos de cabeza para los cannabicultores.

¿Cuándo debo regar la planta de marihuana?

Existen muchos factores que interactúan con nuestro cultivo como la humedad, el calor, el sistema de cultivo escogido…Por ello, el mejor consejo para saber cuándo regar la planta de marihuana es introducir uno de los dedos de la mano en el sustrato.

Si se percibe que está húmedo, es mejor esperar al día siguiente a que el sustrato esté seco. El truco de comprobar si el sustrato está seco levantando la maceta es más complicado entre los cannabicultores noveles porque no tienen bien asimilado la relación del peso.

Las cantidad de agua con las que se debe regar la planta de marihuana depende del estado en el que se encuentre. En las primeras semanas de vida es conveniente empezar con pequeñas dosificaciones de agua, aunque la hayamos sembrado directamente en tierra madre o en una maceta de una gran capacidad. De este modo, la planta podrá asimilar mejor el agua y se evitará el encharcamiento del sustrato.

A medida que la planta vaya creciendo, deberemos ir equiparando la cantidad de agua a la capacidad de la maceta. Lo habitual por ejemplo es que a una maceta de 11 litros le apliquemos entre 1 litro y 1´5 litro.  Es recomendable que siempre con los riegos controlemos el pH,  con la yuda de un medidor y que se use un corrector de pH más o pH menos.

Incluso es recomendable dejar reposar 24 horas antes el agua que vayamos a usar en el riego para determinar con mayor precisión el pH. Presta atención a los valores adecuados de pH para cada fase de la planta; crecimiento o floración.

Entre los cannabicultores siempre existe la discusión de si es mejor regar la planta de marihuana por las mañanas o por la noche, siempre refiriéndose a cultivos de exterior. Vamos allá con lo que cada uno defiende.

– Riego por la mañana: La planta utiliza los nutrientes disponibles en el riego con mayor eficacia con la luz del sol. Además, se produce una mayor evaporación del agua impidiendo un encharcamiento del sustrato, sobre todo si eres de los que te pasas con los riegos. Hay quienes madrugan y optan por regar a la luz del alba; así aprovechan el escaso calor. Advertimos de NO realizar riegos foliares a plena luz del día para evitar posibles quemaduras en las hojas y/o tallos por el efecto lupa que originarían las gotas.

– Riego por la noche: Los partidarios de regar a la luz de la luna lo hacen principalmente por comodidad; no hay prisas ya que es al final del día tras un día de trabajo. Señalan que es el momento idóneo para disfrutar, en sintonía, del relax que trasmite el estar cuidado a las plantas. Por otra parte, resaltan que también tiene su lado positivo para la planta, como que la humedad del sustrato aguanta mayor tiempo, pudiendo ser muy beneficioso en los meses de verano. Es el mejor momento para realizar el riego foliar sobre todo si es verano. OJO! Si cultivas durante fuera de temporada en exterior, no apliques los riegos foliares por la noche, sino cuando empiece a caer el sol.