Qué es el cannabis autofloreciente

Una recopilación de preguntas comunes sobre las variedades de cannabis autoflorecientes

En el siguiente post queremos dejar claros los conceptos que giran en torno al cannabis autoflorecientes. Existen muchas dudas todavía entre los consumidores. Por ello, hemos querido recoger las dudas más habituales. ¿Queréis seguir aprendiendo sobre el cannabis autofloreciente?


¿De dónde proceden las variedades de cannabis autoflorecientes?

Las investigaciones apuntan que el origen de la especie Ruderalis, clave para el cannabis autoflorecientes, proviene de regiones de Europa (Este y Central) y Asia. Mayoritariamente se concentran en Rusia, en esas zonas nace de forma silvestre (te la puedes encontrar haciendo senderismo).

Vesta. Variedad de cannabis autofloreciente
Vesta autofloreciente. Buddha Seeds

Tenemos que empezar por explicar qué es la especie Ruderalis. Es una especie de cannabis que crece en cualquier lugar, incluso cuando las condiciones atmosféricas no son las más adecuadas.

El término “ruderalis”, viene a significar en nuestro idioma algo que crece en terrenos yermos e infecundos. La clasificaron como una maleza debido a su adaptación a las condiciones atmosféricas más extremas.

¿Qué es el cannabis autoflorecientes?

Las variedades de cannabis autoflorecientes, vienen siendo cruces de variedades fotodependientes (indica o sativa) con una ruderalis. Consiguieron pasar a su descendencia una de las características más destacables de las ruderalis. ¿Cuál? Comienzan por sí solas la floración después de un número determinado de días de crecimiento.

Tras más de quince años en el mercado, hoy en día las variedades de cannabis autoflorecientes no tienen nada que ver con las primeras generaciones . Se ha mejorado notablemente en producciones, contenidos de cannabinoides, en aromas y en sabores.

¿Cuáles son las características de las variedades automáticas?

El cannabis autoflorecientes no depende de ningún ciclo lumínico para comenzar la floración. Empiezan a florecer por sí solas a los 20 – 25 días después de la germinación. Al igual que puedes cultivarlas en interior o exterior.

Las horas de luz recomendadas para un indoor de autoflorecientes son 20 horas. Mientras de oscuridad son 4 horas
Cultivo indoor de autoflorecientes

Las variedades de cannabis autoflorecientes necesitan una constante cantidad de horas de luz durante todo el ciclo indoor. Como mínimo deberían recibir unas 18 horas de luz al día en cultivos indoor. Aunque si lo que queremos es aumentar la producción les daremos 20 horas de luz.

Mientras, en cultivos de exterior, aprende a sacarle el máximo provecho con nuestra guía de cómo cultivar autoflorecientes.

Las plantas de cannabis autoflorecientes son plantas de un porte más reducido que las fotodependientes, por consiguiente, con una menor producción. Pero hoy en día, tienes variedades de cannabis autoflorecientes muy productivas en el catálogo de Buddha Seeds. Desde la germinación hasta la cosecha; 85 días máximo.

Con alguna técnica de cultivo, como usar un sistema hidropónico y/o realizando podas, provocaremos que el tiempo de cultivo se alargue.

Magnum cultivada con riego por goteo. 122 días

Con las genéticas fotodependientes únicamente podemos realizar un cultivo exterior al año, gracias a las variedades automáticas podremos realizar varios cultivos en exterior. Siempre dependiendo del clima de nuestra región.

¿Qué medidas preventivas podemos tomar?

Aunque son plantas con un ciclo de vida relativamente corto, es más complicado que una plaga acabe con ellas. Pero si nos despistamos podemos llevarnos un buen susto con carencias muy importantes.

En primer lugar, uno de los factores más importantes en la prevención es la limpieza en el cultivo. Debemos mantener la zona de cultivo lo más higiénica posible, sobre todo en cultivos indoor.

Prestar atención a los parámetros de la temperatura y la humedad que estén en los valores adecuados. De lo contrario podemos favorecer la aparición de hongos y plagas.

Cannabis en indoor con plaga de mosca blanca
Mosca blanca

Existen genéticas con mayor resistencia que otras, dependiendo de nuestras necesidades elegiremos la que más se adapte a nuestro clima. O al contexto del lugar del cultivo. Por ejemplo, White Dwarf y Vesta, son dos variedades muy recomendables. Sobre todo si tienes miedo a coger plagas, ya que la capacidad “todoterreno” de ambas favorece a su buen desarrollo.

Durante la fase de crecimiento de la planta, podemos realizar un par de aplicaciones con productos preventivos como el aceite de Neem (plagas) o cola de caballo (hongos), nos asegurará un cultivo más resistente ante cualquier ataque.

El uso de micorrizas aumenta la resistencia a la aparición de hongos en las raíces.

¿Cuántas horas de luz necesitan las variedades de cannabis autoflorecientes?

Si cultivamos en el exterior, tenemos que buscar las zonas del terreno que reciban más horas de luz de sol directa. Las variedades automáticas tienen una gran demanda de energía lumínica. Si cultivamos en interior, el período más utilizado es el de 18 horas de luz y 6 de oscuridad. Aunque usando un total de 20 horas de luz se obtienen mejores resultados.

En los cultivos invernales podemos llegar a aumentar a 22 horas de luz, consiguiendo mantener mejor la temperatura del cuarto. Lo malo es el aumento de la factura de la compañía eléctrica. Pero esto, aplicalo si vives en una región realmente fría.

Las variedades de cannabis autoflorecientes podrían florar con tan solo 12 horas de luz al igual que las fotodependientes. Sin embargo, la cosecha sería muy escasa y no compensaría ni el tiempo, ni el dinero invertido.

Por tanto, es mejor que no combines en cultivo indoor, plantas de cannabis autoflorecientes con no autoflorecientes.

¿En cuánto tiempo cosecho las variedades de cannabis autoflorecientes?

Syrup de Buddha Seeds es una de las más rapidas de las variedades cannabis autoflorecientes
Syrup. Foto: @under_films

Depende de la variedad autoflorecientes que elijas, normalmente te suelen indicar los bancos de semillas un tiempo aproximado. Desde germinación hasta cosecha. Después únicamente nos quedará el secado y su posterior curado. Buddha Seeds por ejemplo, tiene en su catálogo variedades que están disponibles para cosechar en 65 días, como Syrup. O alguna que se demora más por su ostentosa morfología, como es el caso de Magnum.

¿Cuándo es la mejor época para el cultivo de cannabis autoflorecientes?

Si cultivamos en interior, se puede cultivar todo el año. Pero ojo al clima de tu región en verano, ya que las altas temperaturas hacen muy difícil el cultivo indoor. Mientras se pueda, hay que controlar el ambiente y la temperatura. Cuando cultivamos en exterior es bastante favorable para ellas que las temperaturas sean superiores a los 15ºC. Este tipo de variedades no toleran las bajas temperaturas. Por ello las mejores cosechas se dan en las sembradas en mayo, junio o julio en el hemisferio norte. Por el contrario, en el hemisferio sur son las germinadas en noviembre, diciembre y enero.

¿Se pueden realizar trasplantes en variedades de cannabis autoflorecientes?

Después de diversas pruebas hechas por Buddh Seeds, lo más conveniente es que no hagas trasplantes en plantas de cannabis autoflorecientes. Son muchos los factores que intervienen y si no los tienes controlados pueden pasarte factura a la hora de ver el resultado final. Tales, como que el tiempo se alargue más de lo previsto, que no logres el crecimiento previsto para la planta etc… Aquí, puedes ver un vídeo de por qué no recomendamos que hagas trasplantes.

https://www.youtube.com/watch?v=9qfNXCi26R4
No hagas transplantes de tus plantas de cannabis autoflorecientes

¿Las cepas automáticas se pueden podar?

Podar y/o aplicar técnicas de cultivo en cannabis autoflorecientes, se pueden hacer. Pero no las recomendamos como técnica de cultivo habitual de cannabis autoflorecientes. Solo si las circunstancias te obligan, como disponer de poco espacio de cultivo. Entonces si aconsejamos que apliques alguna técnica.

¿Cuáles son los beneficios de las variedades autoflorecientes?

Una de las principales ventajas es que no le afecta la contaminación lumínica. Las variedades fotodependientes si reciben luz durante la fase de oscuridad, pueden llegar a revegetar, dejándonos sin tan preciada cosecha. Gracias a las autoflorecientes, los cultivadores de ciudad pueden cultivar en los balcones, sin miedo a que la farola eche a perder el cultivo.

En zonas cálidas, se puede hacer más de una cosecha al año, plantándolas en abril tendremos cosecha para principios de verano. Inclusive podemos hacer cultivos invernales (recomendable invernadero), la cosecha será menor que en épocas estivales, pero menos da una piedra.

Magnum de Buddha Seeds es unas de las variedades  más productivas
Magnum cultivada en Finlandia

Su rápido ciclo de vida, hace más complicado que sean atacadas por plagas o hongos, igualmente es necesario tomar todas las medidas preventivas necesarias.

¿Cuáles son los inconvenientes de las genéticas automáticas?

El rendimiento productivo por planta es menor en general, en comparación, con las plantas fotodependientes. Las variedades de cannabis autoflorecientes no llegan a más de 400 g en tierra madre. Mientras en cultivos directo en tierra, las fotodependientes puede llegar a dar kilos de producción. De todos, os resumimos aquí, las ventajas y las desventajas de las plantas autoflorecientes.

Debido a su principal característica de comenzar por si mismas la floración, se hace imposible la conservación de la genética. Aquí os explicamos por qué no hacer clones de cannabis autoflorecientes.

Los niveles de THC rondan entre el 15% y el 20%. Algo inferiores en comparación con las fotodependientes, algunas de ellas pueden llegar a alcanzar entre 25 y 28% de THC. Aunque Calamity Jane de Buddha Seeds ha superado el 21% en análisis cromatográficos.

Deja un comentario